Ir al contenido principal

El ejemplo de Mozambique


Mozambique es la prueba fidedigna de que la mera pobreza material no es excusa suficiente para justificar el problema endémico de la enfermiza demanda de dinero al hombre blanco (por definición asumido como rico) que ocurre invariablemente en casi todos los países de Africa subsahariana. Mozambique, es uno de los países más pobres de Africa y en consencuencia del mundo, sin embargo, aquí parece haber una dignidad inherente en los mozambiqueños que no los lleva a estar sumidos en esa constante obsesión de creer que todo hombre blanco debe regalarles dinero y cosas. Tampoco apelan a la imágen de la lástima por sus carencias materiales, ni al infame recurso de generar culpa por las atrocidades que el hombre blanco ha cometido (y aún comete) en Africa, contra su gente, entiéndase, los negros.


La falta de educación, si bien es un argumento de mucha validez, tampoco alcanza por sí mismo para explicar todo el problema. La educación en casi todo Mozambique es reducida a lo más básico. Hay escuelitas rurales en todas las aldeas y eso es muy positivo, pero sigue siendo en general muy limitada y no todos los niños de las poblaciones rurales pueden fácilmente acceder a ella, por consiguiente sus posibilidades de progreso son igualmente limitadas. Aún así, los mozambiqueños son inherentemente respetuosos y educados.


r

Colonialismo brutal, décadas de guerra civil, hambrunas, destrucción, falta de infraestructura, todas también han sido parte del pasado reciente de Mozambique como en el resto de los países más sufridos de Africa y aún así, los mozambiqueños reflejan una serenidad y una paz ante la vida que les toca que me resulta como mínimo, admirable. Es como si nada lograra preocuparlos realmente, ni ser motivo suficiente para renunciar a su calidez humana. Haber pasado tiempo aquí, saber sobre sus condiciones y su historia me hacen mirar atrás hacia experiencias nefastas como las de Etiopía, y me convenzo aún más de que no, aquellos no tienen excusa.





¿Cómo es esto posible entonces?¿Es posible que la dignidad sea un valor intrínseco en algunas culturas y en otras no y necesite ser cultivada através de la educación? No lo tengo muy claro aún, pero gente como los mozambiqueños (y como los tibetanos al otro lado del planeta) me hacen sospechar que así como dejé Etiopía creyendo que hay quizás una suerte de gen “maligno”, quizás “salvaje” en la naturaleza de su gente, que precede a las circunstancias sociales, históricas y geográficas que moldean a una cultura, también puede haber un gen de dignidad inherente que antecede a dichas experiencias que determinan las características de la gente.




Me llevo a Mozambique y a los mozambiqueños en el corazón; me voy con el sentimiento de que me ha faltado pasar más tiempo en este gigante país donde me he sentido tan cómodo, donde he sido tratado con mucho respeto y calidez humana. Los mozambiqueños podrán tener poco de cosas materiales para ofrecer, porque sus posesiones son mínimas, pero mucha enseñanza para dar con su dulzura y esa omnipresente serenidad que mantienen ante la adversidad de la difícil vida que les toca; o bien enseñarnos algo muy distinto, como hacernos pensar que sin importar las facilidades y las adversidades que nos tocan, la vida es tan difícil (o fácil) como nosotros queramos hacérnosla. Sí, sí, Mozambique está entre los primeros puestos de lugares a los que volveré, por su gente, por sus espacios idílicos y por sus mangos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.