Ir al contenido principal

Salir de Africa


Finalmente, luego de 10 meses de cruzar el este de Africa llegué a Sudáfrica, la gran, y probablemente la única potencia industrial que tiene este continente, y el último país para completar esta primera etapa de la vuelta a Africa. Honestamente hablando, nunca me había llamado realmente la atención visitar este país, pero al encontrarse en el camino de esta larga travesía, tampoco era cuestión de esquivarlo. Es cierto que el que no ve, no sabe, pero hoy, luego de haber pasado dos meses en este país por el que originalmente no había tenido mucho interés, tengo la certeza de que no haber venido hubiera sido perderme de uno de los mejores regalos de viajar, porque durante toda mi estadía en Sudáfrica, me enamoré todos los días un poco más de este país y de su gente, volviéndolo indiscutiblemente, uno de mis favoritos en el mundo.

¿Estoy aún en Africa o es que me fui sin darme cuenta?


La entrada a Sudáfrica, luego de cruzar la mitad de Africa, llega como un golpe de alto impacto. Es como venir con la bicicleta a toda velocidad y llevarse por delante un muro de concreto que no vimos delante nuestro. Es tan confuso pasar a un país africano pero que tiene caminos, nacionales y rurales, asfaltados como la seda, señalizaciones por doquier para que sea imposible perderse, marcadores de distancia, electricidad dada por hecho en todos lados, agua corriente y agua caliente proveniente de grifos, cloacas, duchas, vehículos en buen estado, órden, prolijidad, supermercados que parecen boutiques donde se puede comprar todo lo que uno imagina, esto es mucho para absorber luego de 10 meses de escasez de todo. No puedo dejar de preguntarme: ¿dónde es que estoy!!?¿dónde es que ha quedado Africa? Y quizás, en ese mismo primer día, debía aceptar la realidad de que Africa quedaría momentáneamente atrás.


 
Entré a Sudáfrica por la provincia oriental de Kwazulu-Natal, una hermosa región de campos fértiles ondulantes que se extienden hasta desaparecer en el horizonte. Aquí ya no veo más a la gente empapada en sudor trabajando la tierra a mano bajo el castigo del sol, como en el resto de Africa. Aquí voy pasando hectáreas y hectáreas de campos tratados con la última tecnología agrícola. Torres de irrigación, cosechadoras, empaquetadoras automáticas de fardos, como se pueden ver en cualquier país desarrollado. Todos los parches de verdes de diferentes tonos según el tipo de cultivo, están prolijamente sembrados.


 
Sudáfrica, no es Africa, al menos no lo parece. Es en parte, una porción del primer mundo en este continente, y en parte, una porción del resto del continente Africano, a los que se suman una significativa cantidad de asiáticos. No es casualidad entonces que Sudáfrica como país sea quizás uno de los experimentos raciales más complicados existentes hasta el día de hoy, con una historia que es tan compleja como aberrante a veces. Una tierra donde se mezclan blancos de descendencia europea, decenas de tribus originarias africanas, una población enorme de asiáticos del sub-contienente indio que llevan ya hasta seis generaciones en el país y recientemente la adición siempre creciente de miles de inmigrantes provenientes de todo el resto de Africa en busca de una mejor vida. Sudáfrica es exactamente como la definen, la nación arco iris  pero es un arco iris donde no siempre hay una hoya de oro al final de él. 


 
Pedalear por este país resulta un deleite, incluso en las rutas rurales por las que elijo transitar para poder esquivar el tráfico pesado de camiones entre las grandes ciudades del país. Este trayecto por Kwazulu-Natal entre Suazilandia y Lesotho, se encuentra cómodamente por encima de los 1200 metros, haciendo del clima una maravilla primaveral como la que había experimentado en Zimbabue.


Hospitalidad sin límites

Mis primeros encuentros con los sudafricanos ocurrieron antes de llegar al país. Ya había leído mucho lo escrito por ciclistas amigos que hablaban de la estupenda hospitalidad de los sudafricanos, pero realmente, luego de haber estado en el Tibet, en Mongolia, en Sudán, Irán, Indonesia, Uzbekistán, etc.. no creí que fuera a sorprenderme.


El primer encuentro ocurrió una mañana en Zimbabue, cuando una camioneta con placas de Johannesburg me pasó en sentido contrario. Al poco tiempo, me vuelve a pasar pero ahora en mi dirección y se detiene unos 200 m delante mío. Un padre y un hijo se bajan y me esperan hasta que llego a donde están. El padre exclama con acento afrikaans: - “Buen día! ¿te puedo ofrecer una bebida fresca?” - y mientras se va al refrigerador que lleva en la caja de camioneta, él y el hijo, quienes estaban de viaje para pescar, con enorme curiosidad me preguntan sobre mi aventura. - “¿Tienes hambre?¿has desayunado ya?” - me preguntan entre medio. Le contesto que de hecho tengo hambre porque la noche anterior se me había roto mi hornillo y no había podido cocinar ni cena ni desayuno; de paso le pregunté dónde en Sudáfrica podría comprar uno nuevo. El padre vuelve a la caja de la camioneta y empieza a sacar comidas y bebidas para regalarme, tantas que no tendré dónde ubicarlas, y mientras revuelve las cajas me dice: - “sobre tu hornillo, no tienes que comprarte uno nuevo, porque te voy a dar el mío, que está nuevo”. - ¿Cóoomo? - Le digo - “que no, que no es necesario, que puedo conseguir uno, muchas gracias”. - “Insisto” - me dice - “Tu debes alimentarte bien y yo quiero que no tengas problemas y aún te falta para llegar a Sudáfrica, aquí no conseguirás nada”. Sin palabras para agradecer, nos despedimos.
Semanas más tarde en Mozambique, conocí a Albé, en la playa del paraíso en el oceáno índico. Luego de conversar un largo rato con él sobre nuestras respectivas aventuras, le comenté que me iba a ir a acampar en la playa porque los hostales allí eran muy caros para mi presupuesto. Albé me dijo: - “de ninguna manera, te vienes al mío y acampas en él, dónde acampo yo, yo te lo pago y no te esfuerces en negarte”. No sólo Albé me pagó las acampadas de 11 dólares por día, sino que se encargaba de comprarme el almuerzo y la cena porque según él, estaba demasiado flaco y tenía que comer. 
Estos fueron los dos primeros ejemplos de algo que se repetiría una y otra y otra vez a lo largo de todo mi camino ya en la mismísima Sudáfrica. Gente que detenía sus vehículos para conversar y regalarme comida, o lo que ya se volvería un clásico: “¿te puedo ofrecer una bebida fresca?”. Gente que se preocupaba por mi seguridad y me pagaba un hotel en algún pueblo para que no acampara; otros que me invitaban a comer, otros que me donaban algo de dinero para contribuir a mi aventura, otros que a la respueta de - “¿puedo acampar aquí?” - respondían que sí, pero que mejor tenían una habitación de huéspedes en su casa para mí, con baño, comida y todo. La seguidilla de hospitalidad sudafricana se vuelve abrumadora en el más positivo de los sentidos de la palabra, porque no es el mero hecho de ofrecerte una cama, un baño caliente y una cena para reyes, sino el profundo interés con el que los sudafricanos se acercan a uno y el hermoso intercambio que surge a partir de ello. Sean los blancos, los negros, los “de color”, los de origen indio, pakistaní, todos, sin excepciones, todos los días me brindan su más sentida hospitalidad.



Cruzar Kwazulu-Natal se volvió un deleite. No era sólo la calidad humana de estos sudafricanos sino que al llegar a las Midlands Meander, ya en el cordón inferior de la cordillera Drakensberg, el paisaje se volvió deslumbrante. Allí pasé tres días de descanso antes de emprender el camino a Lesoto, en la casa de Charles y Leslie, quienes me recibieron como a un sobrino en su estancia de 300 hectáreas, rodeada de colinas suaves sembradas con la prolijidad de un jardín europeo, y que con la caída del sol se volvían de todos los colores posibles.


 
Allí, en ese magnífico escenario, tan auspicioso para descansar el cuerpo y la mente y reflexionar sobre mi vida, recobré energías para embarcarme en uno de los tramos más duros de todo el viaje hasta el momento, cruzar el pequeño reino de la montaña de Lesotho. Lo que no sabía en esos días de paz y serenidad, es que muy pronto me encontraría inesperadamente, por primera vez en mi vida, cara a cara con la muerte.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…