Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2011

Pre-calentamiento

Finalmente, luego de un nuevo verano agobiante, llegó septiembre dando comienzo a la época excepcional para explorar nuevas regiones del altiplano tibetano. Las fuertes lluvias del corto verano ya disminuyen y el frío brutal todavía no azota la región, al menos durante las primeras semanas.
  La primera parte del mes la usé para hacer un viaje corto de 5 días, para tanto conocer partes nuevas del altiplano como para servir de pre-calentamiento para lo que sería la gran travesía en bicicleta que le seguiría. Con dicha intención, partí junto a 莎莎,mi fiel compañera de travesías, hacia una serie de pueblos hacia el norte de Dartsendo, en el este de la provincia de Kham, para hacer largas caminatas en la altura.


Lhagang es un pueblo tibetano pequeño y polvoriento, de casas tradicionales de piedra y madera aglutinadas a uno y otro lado de la ruta que sirve a la vez de calle principal del pueblo, y donde el polvo hace remolinos en el aire cada vez que pasan los camiones y furgonetas que t…

El escape perfecto

Llegando al verano y luego de los recientes viajes al altiplano tibetano, me tocó viajar por un proyecto a Xishuangbanna 西双版纳 una región única y totalmente diferente a las regiones por las cuales estoy acostumbrado a perderme en cada oportunidad posible. Gracias a ciertos poderes mágicos conseguí pasar unos días extras en la región una vez cumplidas las reuniones de trabajo, para recorrer partes con una bicicleta que logré alquilar.

Xishuangbanna 西双版纳 es la región más al sur de la provincia de Yunnan 云南, al sur de China, y debido a su proximidad immediata a las fronteras de Birmania y Laos alberga a más de una decena de minorías étnicas que históricamente han habitado esta región. Entre ellas los Dai, Bulang, Akk-Su, Yi, Jinuo, Yao y varios más, quienes viven en completa armonía entre sí en aldeas desparramadas por toda la región, no sólo del lado chino sino que su presencia se extiende sin distinción por el norte de Birmania, Laos e incluso Tailandia.

Grande eres entre todas

Ya entrada la primavera, y con ánimo de, una vez más volver al altiplano decidí dejar la bici a un lado por un rato y sumarme a un grupo de amigos chinos montañeros para retomar un poco dicha actividad después de bastante tiempo.

Nos adentramos en el altiplano por la ruta principal entre Chengdu y Lhasa y a diferencia de ir hasta Dartsendo lo cual es lo más habitual, decidimos desviar en Chakzamka por un camino destrozado hasta alcanzar el sendero de partida, que está bastante escondido, y sin alguien que conozca la región es difícil de encontrar.
La región circunda los intrincados alrededores de Minya Konka, un fabuloso pico de 7555mts, el más alto al este del Tibet y claro, como la mayoría de los grandes picos, sagrado para los tibetanos.

Tesoros escondidos

Songpan es el nombre con el que los chinos llaman al pueblo tibetano de Zungchu.  Queda a tan sólo 390km al norte de Chengdu y al estar sobre una de las carreteras principales es de fácil acceso. Esto, sumado al gobierno y a libracos como Lonely Planet transformaron a Zungchu en un agujero de turistas, y sus antiguas y encantadoras calles de piedras, encerradas por la muralla original del pueblo son ahora, como en lugares famosos como Lijiang, largas veredas de negocios de souvenirs sin valor alguno. 

   Pero al margen de ser ahora uno más, dentro de los lugares arruinados por el turismo, lo importante es que como en la mayoría de estos casos, esto se limita a una pequeña porción muy localizada, dejando el resto en su belleza intacta, libre para los que escapamos a los lugares conocidos y buscamos el encuentro con lo vernáculo. Decenas de pequeños pueblos se encuentran a lo largo del camino, antes y después de Zungchu donde se preservan costumbres tradicionales y se respira el aire r…

Aventuras en el techo del mundo. Parte III

Galería de fotos que acompañan este texto click aquí

D10

Me había acostado con las esperanzas puestas en que la tormenta pasara durante la noche, y así es que con todas las energías, en búsqueda de una maravillosa fotografía del lago Yilhun Lhatso, salí de la carpa a las 6.30am para encontrarme con que los astros no se habían realineado y las nubes estaban peor que nunca dejando a aquellos magníficos picos de las Chola todos cubiertos por un sedoso manto de algodones en el aire. Luego de esperar más de 3 horas con paciencia, frustrado comencé a levantar campamento. Previamente ya me había despedido de Mantu quien a partir de hoy necesitaba ir más rápido para poder en encontrar Internet y poder hablar con la novia (menudo problema pobre!). El cielo apenas me regaló un parche de celeste y se aseguró de arruinar la postal diciéndole a las nubes que se quedaran quietas para que yo no pudiera tomarle una foto a las Chola... habrá sido una cuestión privada de la naturaleza, y cosas tan sag…

Aventuras en el techo del mundo. Parte II

Galería de fotos que acompañan este texto click aquí

D6

Un nuevo amanecer radiante luego de un hermoso descanso. A 3990mts. Litang es una pequeña ciudad en un valle gigante e inmenso. Es un punto importante en la ruta G318 que une Chengdu, capital de Sichuan, China con Lhasa, la capital del Tibet. Una pequeña ciudad donde usualmente afloran las tensiones entre tibetanos y chinos han. Monitoreada y patrullada constantemente por decenas de camionetas policiales con agentes armados hasta los dientes, una imagen espantosa, y que de no existir una ocupación ilegítima, sería inimaginable. Litang es habitualmente "cerrada" y desconectada del mundo exterior por medio de Estados de Sitio impuestos arbitrariamente por el gobierno durante sus frecuentes ataques de paranoia.
Pero la realidad es que sacando a la nefasta presencia policial se respira un aire de paz y tranquilidad hermosos. Los tibetanos, claramente oprimidos, muestran un gran estoicismo día a día al caminar por las calles…

Aventuras en el techo del mundo. Parte I

Galería de fotos que acompañan este texto click aquí

Para finales de septiembre habían pasado ya cuatro meses desde la travesía que me llevó desde Urumqi hasta Xining y estaba ya más que listo para comenzar una nueva. A diferencia de dicha travesía anterior, para la cual había podido tener un buen ritmo de entrenamiento previo entre pedalear unos 200 km en las montañas cada fin de semana y nadar dos o tres veces por semana, al momento previo del inicio de la nueva estaba bastante fuera de forma, luego de un verano húmedo y sofocante en el que salir a pedalear resultaba más bien una experiencia digna de los amantes del baño sauna. Condiciones en las que juntando calor con humedad y polución se hace bastante difícil respirar al elevar el ritmo cardíaco, lo que por otra parte tampoco representa satisfacción alguna. Nadar había quedado también fuera de la ecuación, ya que en verano parece haber una decisión unánime de la gente local de ir a chapotear aglutinados cual patos en estanque en…