Ir al contenido principal

Acerca de Mi

Soy originario de Argentina de dónde me fuí hace 10 años. Soy fotógrafo y arquitecto (en orden de sentimiento) y elijo la bicicleta como medio para viajar por el mundo, específicamente en regiones remotas, en la búsqueda de culturas y sub-culturas que de una forma u otra resisten el proceso de globalización, tanto de forma deliberada por tratar de preservar los valores tradicionales de donde pertenecen o de forma forzada por haber sido excluidos del sistema. La naturaleza de viajar en bicicleta me permite relacionarme muy íntimamente con los lugares y la gente que visito, por consiguiente paso la mayor parte del tiempo en la naturaleza y con la gente local, en donde enfoco mi interés y es reflejado a través de mi fotografía.

 He viajado por más de 80 países hasta el momento, y cada uno ha dejado algo en mí que de una u otra manera ha contribuido a darle forma a la persona que soy hoy; y ese proceso se mantiene vivo todos los días. A través de la experiencia, he llegado a darme cuenta de lo que algunos sólo pueden leer en libros y asumir como real, y lo que otros eligen ignorar completamente y eso es, que en esencia, sin importar cuan diferentes sean nuestras culturas, ni cuan lejos parezcan estar unas de las otras, somos todos iguales y todos tenemos las mismas necesidades básicas. Todos compartimos los mismos instintos básicos; todos reímos, todos lloramos, todos sonreímos y todos miramos mal, todos nos enamoramos y nos desenamoramos, y es apabullante descubrir cuan esencialmente similares son las razones que nos llevan a reaccionar de estas maneras independientemente de la cultura de la cual formemos parte.

 Estoy afuera para enfrentar el mundo, para dejarme fascinar como así también frustrar. Estoy afuera para encontrar y conocer gente a veces tan radicalmente diferente a mí en el modo y las condiciones en las cuales fueron criados que cuanto más los conozco y más me relaciono con ellos, más aprendo a ver el mundo desde una perspectiva diferente. Eso mantiene mi espíritu y mente despiertos, abiertos y vivos. Me ayuda a encontrar mi propio camino y enriquecer mi vida. Y es en esa intimidad, que es construida a través de una conexión de empatía con otros seres humanos, donde mi fotografía prospera.

 Retratar seres humanos y los entornos donde viven, retratar la condición humana de la manera más digna, son mis objetivos claros; porque en cada persona en este mundo hay dignidad, hay humanidad, hay algo dentro de cada uno que los conecta intrínsecamente conmigo y es eso lo que todos tenemos en común.

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.