Ir al contenido principal

Nunca más Etiopía

Liberación. Con el GPS en mano determiné el punto exacto en el cual arrodillarme justo detrás de la línea fronteriza. Aquí estoy en Kenia, desbordado de felicidad y enviando a toda Etiopía mi más cálida señal de despedida
  
He pensado más de una docena de posibles títulos para hacer este texto de cierre sobre Etiopía. Entre todas las aberraciones posibles que me vinieron a la mente, el más ligero y que considero el original es: "Vete a la mierda Etiopía". Sin embargo, he dejado sabiamente pasar 6 meses para escribir sobre este país con el fin de poder evitar que sean mis instintos más bajos y mis pensamientos más oscuros los que dictaran las palabras que hoy escribo. Por eso he decidido ir por la versión más moderada de título: "Nunca más Etiopía" y muy moderadas también han sido las palabras más duras que he escrito en todos los textos que precedieron a este. 

52 días fue lo que ha durado este largo suplicio que se ha repartido entre momentos de intensa grandeza, donde la fascinación ha exaltado mis sentidos como pocas veces antes, y momentos de la más profunda miseria donde mi habilidad espiritual para poder desarrollar compasión se ha visto vencida repetidas veces por la maldad impune de este pueblo, dejándome hundido en los más viles sentimientos de odio.  Viajar en bicicleta por Etiopía es esencialmente eso, es el desafío de sumirse en un estado de permanente contradicción, una dicotomía abrumadora a la que uno no puede escapar. 

Etiopía es en su lado más brillante uno de los países más deslumbrantes que he visitado en este mundo. Por un lado, la majestuosidad de sus paisajes deja sin aliento, desde el dramatismo de la intrincada geografía de las altas tierras del norte, hasta los paisajes desérticos del sur, detrás de cada curva, el país revela una belleza que lo vuelve efectivamente único. Por otro lado, el legado cultural es simplemente impresionante. Para quienes gozamos de experiencias culturales fuera de lo común, donde se preservan aspectos históricos que aún perviven sin haber sido doblegados por el inminente paso de la globalización, Etiopía, en todos sus aspectos positivos, ofrece una riqueza que prácticamente no tiene paralelo alguno, tanto dentro del continente africano como en el mundo entero. 

Ahora bien, en su lado más oscuro, tan vivo y quizás mucho más poderoso que su lado brillante, la experiencia etíope tampoco tiene paralelo alguno. Los etíopes, al menos la inmensa mayoría que se ha cruzado en nuestro largo camino, resultaron ser gente horrible, de la más despreciable que he tenido la desgracia de conocer. Llegando desde Sudán, el salto de la hospitalidad a la hostilidad es tan radical como el de tirarse a un abismo. De una despedida afectuosa de sonrisas y una mano en el corazón, hemos pasado a una bienvenida con piedrazos y risas burlonas. Los etíopes han tenido la enorme habilidad de doblegar mi paciencia, mi tolerancia y mi afecto por la gente del mundo, el mismísimo motivo por el cual amo viajar! En este país hemos tenido que procurar una y otra vez huir de la gente para encontrar paz en el encierro entre las cuatro paredes de alguna pensión mugrienta, porque fuera de ellas la experiencia llega a límites insoportables que por momentos parecen conducirme a la locura.

Etiopía es una país donde su gente me ha hecho sentir que no soy una persona, que como blanco, para ellos no somos más que cajeros automáticos caminando que tenemos la obligación de darles algo, lo que sea. Décadas de acción irresponsable por parte de occidente y sus tan honorables ONG's que llegaron de a miles a este país para tirar el pescado sin enseñarle a la gente a pescar, han sido en gran parte, los responsables de crear la fuerte distorsión de la imagen que esta gente tiene del concepto de ayuda. Por un lado, los etíopes se vanaglorian abiertamente de ser el único país de todo Africa que no ha caído en las manos de ninguno de los poderes coloniales, pero por el otro, ese excesivo orgullo lo pierden en un abrir y cerrar de ojos cuando son capaces de bajarse los pantalones y agacharse para que un blanco les tire algo, lo que sea, de regalo.

 De acuerdo con la descripción de las varias escenas de hostigamiento que les he descrito hasta ahora, es muy probable que lo que les venga a la mente es la imagen de un país de gente arrasada por la miseria, cuya pobreza es tan extrema que fuerza a su gente a arrastrarse por pedir dinero, pero no se confundan, porque esa imagen no puede estar más lejos de la realidad. La pobreza es un hecho pero está claramente muy lejos de explicar la conducta enfermiza, casi patológica de esta gente con respecto al dinero. Los etíopes nos piden por diversión, por puro molestar y esencialmente porque somos faranjis (blancos). Aquí nadie muere de hambre hoy en día y la creencia general en la psique de la gente es que los blancos están ahí para regalar cosas (gracias por la magia, occidente!). En cualquier escenario de la Etiopía rural, un adinerado etíope puede bajarse de la más lujosa 4x4 en cualquier pueblo y los niños ni se molestarán en ir a pedir algo. La méndiga en este país, no es méndiga por necesidad, es selectiva, deliberada y exclusivamente dirigida a los blancos. 

Por encima de todas las cosas, lo que he podido concluir con mucha claridad, es que hostigar a los faranjis es más bien una diversión, un pasatiempo que rompe la monotonía en la vida de decenas, sino centenas de miles de niños, que se encuentran a la deriva desde el inicio de sus vidas porque han llegado a este mundo como resultado de la ignorancia y una triste falta de educación general de la población. Aquí la gente se reproduce como conejos, sin la más mínima contemplación sobre la desgraciada vida que le tocará a quienes traen al mundo. Al pensarlo objetivamente, no puedo sentir más que compasión, porque detrás de cada niño que he visto gozar impunemente a costa de tratar de jodernos la vida para matarse de risa, lo que hay es eso, un niño indefenso, que sonríe, se divierte (aunque sea retorcidamente), que le ha tocado nacer en una situación de mierda y no conoce otra cosa. Pero en la realidad, la compasión no alcanza, al menos no para mí hasta hoy, para justificar y contrarrestrar el nivel abrumador de semejante acoso al cual nos sometieron.

El desafío etíope fue más allá de todos los desafíos que he enfrentado, y debo reconocer que en este país he sido derrotado interiormente, he perdido y los etíopes me han ganado. Me voy de este país sintiendo el cuerpo enfermo de algo tan horrible como el odio, que es tan intenso a veces que puedo sentir que si sigo aquí me voy a causar un daño grande a mí mismo. Me voy de este país con la sensación de querer volver, pero ya no con una bicicleta para entrar intensamente en comunión con la cultura, sino con un tanque y un lanza misiles para poder reventarlos por el aire y encontrar placer en ese acto. Por eso, es que no quiero volver nunca a Etiopía, porque no quiero llevar en mi corazón un sentimiento tan perverso y tan dañino, no me hace bien. Esa es la sabia lección que me han dejado los etíopes, que si no puedes lograr revertir una emoción negativa, entonces más bien aléjate de ella y eso es lo que voy a hacer: nunca más Etiopía. 

Comentarios

  1. Durísimo Nico, pero seguramente real!
    Fuerte abrazó desde Villa María, Córdoba.
    Sos un grosso!

    Diego Re

    ResponderEliminar
  2. Siempre hemos tenido ganas de conocer Etiopía a golpe de pedal, pero las referencias de otros ciclistas que la atravesaron nunca fueron buenas. Las reflexiones que hemos leído en tu crónica por este país no invitan tampoco a visitarlo, al menos, en bicicleta. De todas formas, gracias por la forma sincera y realista que has descrito vuestro paso por aquellas tierras.
    Un abrazo de Aurora y Rubén.

    ResponderEliminar
  3. Que buena nota de despedida amigo mio,sincera y brutal. Como siempre disfrutaremos de tus relato s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. como siempre muchisimas gracias mi querido corto !!!

      Eliminar
  4. Qué distintas se ven las cosas desde el prisma occidental y enriquecido a costa de países empobrecidos como Etiopía...

    Lamento tus desventuras, pero un poco de respeto hacia un país lleno de hambre, miserias de todo tipo y enfermedades y enfermos no te vendría mal.

    Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a ti, querido anónimo, no te vendría mal un curso de comprensión de texto porque sólo una persona que no entiende lo que lee puede comentar algo así.
      Independientemente de eso, ten la decencia de dar tu nombre y apellido, como lo doy yo, en vez de comentar de manera anónima arbitrariedades como esta.
      Finalmente, es posiblemente esa mismísima forma condescendiente y de lástima con la que hablas la que mantiene a Etiopía en el desastre humano que es.
      Gracias

      Eliminar
  5. Hola Nico,

    hace tiempo que te leo, aunque jamás comento porque me quedo siempre estupefacta ante tus experiencias. Muchas gracias por tanta honestidad, que aun cuando cuentas miserias del viaje haces que soñamos en viajar y conocer el mundo, sea el que sea. Que el viaje continue con mucha fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vos Crisitina por comentar y participar!!

      Eliminar
  6. Nico, no se como aguantasteis tanto. Lo del latigazo en la espalda me ha dolido hasta a mi. Los teneis bien puestos, yo a la primeras pedradas me hubiera cagado y hubiera montado la bici en cualquier transporte para cruzar hacia Kenia.
    Cada día me dejais más asombrado con vuestro viaje.
    Saludazos desde Murcia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj querido Rubén, yo tampoco sé cómo hice para aguantar tanto, creo que eso ya es prueba de la enorme ENORME voluntad que le puse a la situación, pero realmente fue una experiencia que no tengo ganas de repetir!
      Un abrazo grande hasta Murcia !

      Eliminar
  7. Muy bueno Nico. Seguimos tu viaje desde Villa María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tristán!! un abrazo hasta Coooordoba !!

      Eliminar
  8. Lo bueno es que dificilmente en el futuro encuentres algo peor. Buena suerte Nico!!!
    Rubén desde Santa Fe - Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajj tenés razón Rubén !!! Todo fue fácil después de Etiopía al menos hasta ahora en Ciudad del Cabo! un abrazo !

      Eliminar
  9. Qué dura experiencia, Nico. Y, a la vez, cuánta grandeza de corazón la tuya. Abrazote,
    Mordi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quiero pensar, eso quiero pensar mi querido amigo !!! Pero no es fácil, me han hecho sentir muy muy sucio estos etíopes, me queda mucho trabajo por hacer.
      abrazote !!

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a todos y sus palabras de apoyo!! Realmente me gusta mucho cuando comentan :)

    ResponderEliminar
  12. muy buena conclusion Nico!No lo has podido expresar mejor.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias chicos !!! :) Me ha llevado tiempo encontrar las palabras pero sí, creo que es conciso y honesto

      Eliminar
  13. Realmente los culpables de hecho son Etíopes, pero como muy bien dices... los responsables de su comportamiento o culpables reales u originales son la gente detrás de los negocios de países "desarrollados". Cuidado con no confundir..

    Por otro lado, creo que si se debe volver (quizás no en bici) ya que por el bien de todos alguien debe mejorar esa imagen de la gente como tú..

    Un saludo,
    Inspiradores tus viajes.
    Víctor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…