Ir al contenido principal

Tierra de volcanes


Nunca deja de sorprenderme la velocidad a la que puede transformarse un camino. Luego de tres días de cruzar el parque Elizabeth por la sabana, seguida por la selva a lo largo de su bellísimo camino solitario lleno de animales, llegamos finalmente a una remota aldea donde las simpleza del camino plano abruptamente devendría en un infierno de pendientes resbalosas. Comenzaríamos el arduo camino hacia la remota región de los Virungas, aquel misterioso lugar donde Dian Fossey, la famosa zoóloga estadounidense pasó 18 años estudiando y protegiendo a los gorilas de la montaña. 
 
Ocurre casi inadvertidamente que luego de pedalear 300 km en llano, nos encontramos de repente una vez más al pie de las montañas. Estamos en el lejano rincón suroeste de Uganda pedaleando por caminos de tierra que no figuran en los mapas, cruzando aldeas rurales donde la electricidad es un accidente, la tierra se trabaja a mano y las mujeres siguen realizando las tareas más pesadas mientras a los hombres sigo viéndolos charlando debajo de los árboles esperando el momento en que algún trabajito les caiga del cielo. Juntar leña para el fuego o para reparar los techos de las chozas, acarrear pesados baldes de agua, labrar la tierra a mano, por encima de ser madres, son algunas de las tareas habituales en la vida de una mujer en Africa sub-sahariana.   


La época de lluvia avanza sobre nosotros, en cada aldea a la que llegamos la gente nos dice que el camino hacia la próxima es un infierno de barro. Algunos llegan con reportes de que el barro te llega hasta las rodillas y los camiones quedan atascados, pero a nosotros no nos queda otra opción, hay un solo camino hacia el lago Bunyoni y por allí iremos. El barro se hace presente inmediatamente pero afortunadamente no es profundo. Aunque podemos pedalear, las pendientes se hacen cada vez más fuertes y la concentración que hay que poner en hacer equilibrio para no resbalar y caerse, es grande. Mi doncella de hierro ha dominado el arte del barro definitivamente ya y avanza como legionaria sin caer. 


Yo, por el contrario, llevo mi bicicleta tan cargada que me toca empujar en algunos tramos y debo hacer malabarismos para no resbalarme al hacer presión sobre el manillar. Por momentos le brindo a Julia imágenes de dibujito animado, resbalando en el lugar sin poder llevar la bici hacia arriba. Son días en los que avanzamos no más de 50 km diarios, las cuestas se vuelven increíblemente largas y pesadas, con pendientes abrumadoras y un barro líquido que salpica todas las partes del cuerpo. Los problemas del barro son varios. Por un lado se atasca entre las ruedas, luego el excedente empieza a acumularse sobre las alforjas volviendo a la bicicleta mucho más pesada, pero el peor problema es que al frenar tiene la capacidad de moler las zapatas de freno dejándolas completamente lisas. Finalmente cuando se seca, queda pegado como una piedra y hacer una limpieza de la bicicleta es tarea de un día entero. 



 Todo lo que nos rodea son montañas verdes habitadas por centenares de pequeñas aldeas que se ven en la distancia. La vida se reduce a lo esencial, los niños pasan rodando cuesta abajo en sus artesanales bicicletas de madera, otros arman camiones de alambre y muchos andan solitos corriendo detrás de una llanta vieja de bicicleta que deben mantener en movimiento enderezándola con un elemento delgado que puede ser un alambre o una rama. Es probablemente el medio de diversión universal de los niños en Africa, se lo ve una y otra vez en todos los pueblos y aldeas rurales donde se divierten muchísimo haciéndolo. 


Una vez que el infierno del barro ha quedado atrás, nos encontramos ya en la altura. No creía que tuviéramos que llegar tan alto en estas colinas, pero sin darnos cuenta llegamos hasta los 2400 m de altura donde las vistas circundantes son sublimes. Uno vive por estos momentos donde el esfuerzo te regala las mejores recompensas visuales. Africa profunda, lejos de la civilización como la conocemos, la vida simple y las sonrisas grandes. Un descanso con estas vistas vale las mil y un subidas en el barro, porque el camino cansa el cuerpo a cambio de paisajes que pacifican la mente y el alma.


  Entre las dificultades del camino y la belleza sublime del paisaje que nos rodea se nos pasan las horas del día avanzando no más que la mitad de kilómetros que solemos hacer diariamente. La llegada de la noche en el medio del camino es más un inconveniente que un problema. No hay lugar para acampar en estas montañas caprichosas, pero siempre hay un lugar en las aldeas donde la gente nos recibe con los brazos abiertos. Dennis, un maestro rural que nos encontró llegando a su pueblo en la más absoluta de las oscuridades, nos invitó a quedarnos en la iglesia local.
 Mientras su encantadora mujer nos cocinaba una montaña de comida, Dennis nos contaba lo mismo que ya veníamos escuchando de otros maestros, que el gobierno llevaba 8 meses pagándole la mitad de su ya magro salario, lo que justificaban como un problema administrativo. Muchos docentes ni siquiera estaban recibiendo salario alguno y también eran conscientes de que nunca serían compensados cuando el problema se arreglara. Nosotros no nos vimos tan asombrados por semejante injusticia impune, tanto como por la sonrisa y las risas de Dennis al contar su historia. Esta capacidad, insólita a nuestra vista, de reírse de la adversidad que tienen los africanos, y seguir viviendo estoicamente es algo que se repetiría una y otra vez en todo el resto de mi camino por Africa. Una verdadera lección de vida. Más tarde llegó la comida y disfrutamos de una hermosa velada en familia iluminada por la tenue luz de una lámpara de parafina.
 

Nos lleva unos 5 días llegar al extremo noroeste del hermoso lago Bunyoni donde nos encontramos una vez más con el asfalto luego de días de pelear subidas y bajadas contra el barro. Pasados varios días de hazañas físicas la suavidad del asfalto es bienvenida, al menos por un rato, para darle al culo un respiro y compensar por la escasa cantidad de kilómetros que uno avanza por los caminos duros. Pero ¿qué tan duros pueden ser cuando uno se encuentra con los Virungas en el horizonte y ve a decenas de mujeres yendo y viniendo cuesta arriba con 40 kg de papas en la cabeza? Como siempre esta imagen que se repite al punto de ponerme de mal humor. Las mujeres al trabajo duro, los hombres rascándose las bolas con un cartón de vino barato. Hay que aplaudir a las mujeres africanas por lo que tan estoicamente soportan.


Nos faltan tan sólo unos 25 km hasta Kisoro y nos encontramos con algunas de las vistas más sublimes de los Virungas que ya se dejan entrever en un horizonte tormentoso cuyas nubes los tapan y destapan a gusto. En lo alto de la montaña antes del descenso final a Kisoro decenas de niños descienden de las aldeas para pasar sus días cerca del camino principal en busca de algún entretenimiento. Como en todo Africa hay muchos, quizás demasiados de ellos; traídos al mundo irresponsablemente, no tienen nada que hacer, poco que vestir y comer, son víctimas de una ignorancia que parece nunca agotarse en estas tierras. Pero aquí son buenos, inocentes, se matan de risa al vernos, no nos agreden, no nos molestan, se acercan curiosamente y disfrutan con tan sólo mirar a estos extraños viajando en bicicletas desbordadas de cosas. 

 
Adiós querida Uganda

 Kisoro es una pequeña ciudad, tranquila si bien no bella, pero rodeada de las vistas más increíbles de los Virungas que la flanquean. Allí nos recibió el Padre John Vianney y nos cuidó por dos días en su iglesia. Estoy sanamente sorprendido por los curas de Uganda, tan simpáticos, tan abiertos (excepto cuando se trata de homosexualidad, pero eso es un problema de todos los ugandeses), tan desprejuiciados. No nos hablan nunca de ningún Dios, nos hablan de la vida en Africa, de los africanos, de política, de los problemas del mundo y de sus historias. Son gente como uno, no cargan con una cruz. Ciertamente, luego de haber hecho de las iglesias nuestra casa casi todos los días, cada vez me resulta más claro ( y es abiertamente reconocido por muchos) que los curas siguen el camino espiritual porque en esencia, es el escape a la pobreza y el acceso a una vida más digna. Los curas en Africa nos brindan ayuda y afecto, ante todo porque son africanos, la hospitalidad les brota del alma por naturaleza. La amistad con John Vianey fue el regalo de despedida de este bellísimo país que ha logrado deslumbrarnos a cada momento desde que salimos de Kampala. Uganda no ha parado de echarnos una sorpresa tras otra en nuestro camino, cada una mejor que la anterior, fue un país que me ha dejado un muy bonito recuerdo adentro, un recuerdo que sería muy diferente al de su vecina Ruanda, nuestro siguiente país.

Comentarios

  1. Buenas,

    Hace un par de meses di con vuestro blog y entre una cosa y la otra no he comentado hasta hoy al ver esto de Uganda. A ver, por donde empiezo...

    Soy Lluis y vivo en Chengdu. Curré con Julia en una uni de estas de aquí de profe, y coincidí contigo en un bar de Chengdu, me acuerdo.
    El verano pasado estuve en Uganda, me la hice también en bicicleta, crucé Karamoja (brutal) hasta Kidepo, y luego bajé al sur donde estáis vosotros. Si tenéis tiempo id a Mbale, pedalear entre zebras fue de lo más del viaje.

    Pero aquí no acaba todo... cuando volví a Kampala, justo antes de volar otra vez a China, estaba montado en un boda-boda y me pareció veros salir de un centro comercial. Me pareció imposible que fuerais vosotros, así que pensé... joder como se parecen, pero no puede ser. Total, 4 meses después di con el blog en rodadas.net, investigué, miré fechas y me di cuenta que sí, que erais vosotros aquellos de Kampala. Qué fuerte, no?

    Nada, disfrutad, y records a la Júlia. Cuando me harte bien de China me bajo a hacer África enterita con la bici, sois referentes ;). Este verano toca Tadjikistan y Kyrguistan.

    Venga salud!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow Luis !!! Pero qué gran sorpresa me ha dado tu mensaje! Estás seguro entonces que éramos nosotros? Nosotros salimos de Kampala alrededor del 15 de octubre. Yo finalmente llegué a Ciudad del Cabo hace un mes, Julia se volvió a Barcelona en Zambia. Ahora me toca seguir hasta España por la costa oeste de Africa.
      Qué pena no haber dado contigo. Realmente deberías volver a Africa, es fascinante, ya verás todas las historias que siguen, me he estado atrasando muchísimo con el blog. Pero disfruta de los Stans, yo los hice en 2006, una maravilla, imperdibles !

      un abrazo grande y ya sabes, cualquier cosa que necesites, me escribes

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Antes de la guerra

No importa cuánto uno intente prepararse para afrontar imprevistos, nunca es posible prevenirlo todo. Ya habían pasado casi 10.000 km desde que había salido de Ciudad del Cabo y cargaba desde allí con 10 kg extra en repuestos. Por mucho que me pesara, era inevitable porque sabía que hasta Europa no podría encontrar nada de calidad en caso de roturas, por lo que cualquier problema podría fácilmente devenir en pesadilla.  De todos modos, como es habitual, la Ley de Murphy prueba ser infalible y siempre se rompe algo al margen de todo lo que uno puede reemplazar. En este caso, luego de días pedaleando a puro golpes antes de Makokou, noté que mitad del porta-alforjas delantero quedó suelto en el aire. Me había pasado muchas veces que por esfuerzo de corte, debido a impacto y peso, los tornillos se cortaran, pero esta vez lo que se había cortado no era el tornillo sino la pieza de sujeción unida a la horquilla.

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…