Ir al contenido principal

El feliz retorno a Sudán


Varias entradas atrás a medida que contaba nuestra travesía por Sudán, he dedicado gran parte de mis relatos a expresar la inconmensurable hospitalidad de los sudaneses, quienes en cada rincón del país nos han tocado el corazón de una manera tal que nos llevó a pasar allí muchísimo más tiempo del que teníamos planeado. Nuestra estadía en Sudán, como en la de cada país, comenzó como la de simples viajeros, sin embargo terminó transformándose en un visita casi de familia. Tal es así que para cuando dejamos Khartoum, ya sabíamos que volveríamos pronto. Ahmed, nuestro maravilloso amigo se casaría en Agosto, y consideró que nuestra presencia en su boda era indispensable. Por eso decidió pagarnos a ambos un pasaje desde donde estuviéramos para poder volar a Khartoum para la celebración de su boda. Nosotros aceptamos sin ninguna duda porque de esto se trata viajar, de sorprenderse, de cambiar el rumbo, de sentar lazos por el mundo y extender nuestra propia familia. 

 Fue así que en Kampala dejamos nuestras bicicletas y nos embarcamos de vuelta con todo el entusiasmo hacia el país que tanto amamos. Sin embargo, dicho entusiasmo estaba mitigado  inicialmente por un factor sorpresa. Maldita sea nuestra suerte que de todas las aerolíneas del planeta, la única opción para volar a Khartoum era con.....Ethiopian Airlines! Justo cuando creíamos que la brutal pesadilla etíope había quedado detrás para siempre, el destino nos arrastraba de vuelta a ella. Tan sólo el mero hecho de pensar en el reencuentro con los etíopes en el avión y en una escala en Addis Ababa, me alteraba el pulso, evidentemente no había superado el enojo aún. Por un momento, antes de partir al aeropuerto, pensé en viajar con el casco que nunca uso pero que llevo colgando en mi bicicleta, porque estaba convencido de que las azafatas nos tirarían piedrazos adentro del avión, al tiempo que el piloto estaría gritando por los altavoces: "give me money,give me money, give me money, give me money, give me money...." ininterrumpidamente, en vez de los usuales anuncios. Por suerte las fantasías post-traumáticas en mi mente no ocurrieron, pero los aterrizajes salvajes de los pilotos de ambos vuelos me recordaron del acto suicida de ponerse en manos de los etíopes al mando de un avión. 


La boda


Describir en palabras una boda sudanesa me podría llevar el capítulo entero de un libro sobre Sudán, y probablemente sería el más largo de todos, así que excede a la capacidad de este blog. Brevemente, la boda de nuestro querido Ahmed se llevó a cabo durante nada más ni nada menos que 5 días. Días en los que se festeja sin parar durante el día y durante la noche. Toda la familia cercana y lejana, más todos los amigos y amigos de amigos y conocidos de amigos y amigos de conocidos, concurrieron a ella o diferentes partes de ella, sumando miles de personas. El afecto que se ve entre la gente es, como siempre en Sudán, apabullante, y como ya habíamos experimentado en la boda nubia,  es el tipo de diversión más pura y genuina porque aquí no corre ni una gota de alcohol y sin embargo la gente salta, baila y desborda de una alegría que les hace brillar los ojos y les dibuja las sonrisas sin la necesidad de sustancias que les alteren cuerpo. 


 Las "fiestas de hena" son las que preceden generalmente a la boda en sí misma. En ellas, el novio festeja todas las noches junto a su gente mientras que la novia festeja en otro lado con los suyos. Durante estos días no pueden estar juntos. Ahmed celebró 4 noches consecutivas de "fiestas de henna" de puro comer, bailar y por supuesto el ritual de la hena para Ahmed y todos los hombres y mujeres allegados. Cada noche una banda de diferente, cada noche una tradición distinta. Durante el día, el festejo no es menor, con ceremonias de distintos tipos y una interminable serie de encuentros y visitas que deben llevarse a cabo para que todo salga con éxito y que le dejan al novio no más que un par de horas diarias para dormir.  Sus fiestas nos llevaron desde las antiguas tradiciones sudanesas hasta las actuales.  


La boda en imágenes

Cada noche Ahmed entra montado sobre los hombros de algún familiar o amigo. Todos los invitados lo esperan ansiosos, hombres por un lado y mujeres por el otro


Cada noche una banda diferente toca música tradicional sudanesa



La música tradicional también tiene su correspondiente baile tradicional. Dos bailarines nos deleitan mientras la banda toca despilfarrando energía y los demás bailan a su alrededor. La energía de su paso levanta la arena del desierto que cubre Khartoum.


Una amiga de la familia se encargará de hacer el ritual de la hena propiamente dicha. Ahmed se recuesta mientras sus manos y pies son atendidos y las mujeres lo rodean y le cantan sin parar.



Hasta bien entrada la noche las mujeres rodean a Ahmed con tambores improvisados, tocan y siguen cantándole canciones tradicionales cuyo ritmo nos hace vibrar de emoción.


Sus hermanas lo alientan desde el público


Durante el día Ahmed es paseado por su barrio junto a sus vecinos haciendo sonar palmas y cantándole.


Algunos días llega en los hombros de alguien y otras a caballo.


 pero todos en el barrio siempre lo esperan ansiosos para cantarle y agasajarlo. 


Las noches pasan, el festejo inagotable continúa. Aquí el vals no es costumbre, Ahmed baila con su madre y todos saltan a su alrededor.

''


Siempre un vestido diferente. La abuela y la madre de Ahmed lucen deslumbrantes en sus tobs


 Al igual que sus tías, sus primas, sus amigas


Yo me entrego a las mujeres para que me hagan hena en las manos y en los pies


Mientras que Julia, radiante, se divierte bailando con Mohammed, nuestro padre sudanés.


Junto a Ahmed, el yo sudanés y Julia, mi amor sudansa, la más preciosa de toda la fiesta.


El día final, el día de la boda, la tradición queda de lado y Ahmed y Wamda se visten al tono actual, combinando la tradición de la hena trazada en sus manos.


Esta ha sido una de las experiencias más emotivas de mi vida donde personalmente siento que asenté aún más, mi profundo amor por este país y su maravillosa gente. Julia y yo seguimos sembrando a los mejores amigos del mundo que encontramos en nuestro camino, los traemos a nuestras vidas y crecemos con ellos, nos sentimos bendecidos por la gente que se cruza en él.  Llevaré este recuerdo por varios meses en la hena que tiñe mis manos y mis pies.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.