Ir al contenido principal

Acostar al otro


Durante la segunda estadía en Khartoum y una vez pasados ya los 7 exhaustivos días de festejos ininterrumpidos de la boda, pudimos concretar una visita a un evento que había quedado pendiente en nuestra primera pasado por la ciudad. 

Todos los viernes, en un lejano suburbio del distrito de Bahri una multitud de hombres ávidos de acción se congrega en un estadio local para presenciar una de las formas más antiguas de lucha, las luchas nubias. Luego de haber pasado bastante tiempo conviviendo con los nubios y deleitarnos con su enorme afecto, resulta muy pero muy difícil asociarlos con la palabra lucha. De todos modos, si bien es claramente un deporte de fricción, no es un deporte necesariamente violento. El objetivo de la lucha es básicamente acostar en el piso al oponente pero sin golpes. Originalmente, los nubios luchaban desnudos, cubiertos en cenizas y con las manos impregnadas en un aceite de vaca que les permitía sujetar mejor al contrincante. Hace décadas el gobierno prohibió la desnudez y desde ese momento luchan en shorts y camiseta. 



Cuando llegamos a media tarde, el estadio ya estaba colmado. Una multitud de hombres vistiendo galabiyas y turbantes rodeaban el enorme ring de arena donde la lucha se lleva a cabo. Los gritos, los silbidos, el constante abucheo, acompañan cada choque de los luchadores. 


Una vez que el referee sopla su silbato los luchadores traban sus miradas entre sí, se agachan inclinando el torso hacia adelante y abriendo los brazos, listos para embestir o contener una embestida. Por varios segundos tantean al enemigo, giran en círculos cuidadosamente, recogen arena del piso y se la pasan entre las manos. El público se mantiene en silencio, la tensión aumenta a medida que pasan los segundos.


Hasta que uno de ellos embiste con un manotazo. Tomar la cabeza por la coronilla tratando de hundirla hasta el piso parece ser la técnica más común para poder tomarse del otro y someterlo. 







De la cabeza se pasa al cuerpo y la multitud estalla de excitación. La fuerte puja por el sometimiento del otro comienza. Brazos y piernas intentan acomodarse para poder trabar al cuerpo del otro con el fin de dominarlo para poder tirarlo al piso. 


Es un choque de titanes, donde el forcejeo, a veces violento, entre estos mastodontes deriva en las posiciones más extravagantes. 



Por momentos parece que uno queda atrapado entre los brazos y piernas del otro pero a veces es tan sólo una técnica para revertir el control y pasar a dominar. Se levantan en el aire, luchan para aprisionar o contener las embestidas y desenredarse del enemigo.



Hasta que finalmente caen, uno arrastrando al otro generalmente, pero hasta en el piso la situación puede revertirse repentinamente, en la medida que uno de los dos no esté completamente acostado. Cuanto más grandes más fuerte caen, son tan pesados que el suelo pierde rigidez y hace saltar la arena en todas las direcciones.




El ganador es levantado por sus entrenadores quienes lo llevan a dar la vuelta al ring mientras saluda al público.




Hayan ganado o perdido, los raspones se hacen visibles. 








Pero no siempre el resultado es aceptado alegremente y los luchadores en su enojo se abalanzan sobre los jueces sin tapujos. La policía interviene mientras el público abuchea poniéndole más tensión a la situación. 




Las luchas se suceden unas tras otras durante toda la tarde hasta caer el sol. Fue uno de los eventos más interesantes que he presenciado en Sudán y lamento no haber ido todos los viernes a verlas. En general tengo un fuerte rechazo por los deportes de contacto pero en este caso no se percibe una violencia explícita como en la brutalidad del box, todo lo contrario, en general antes, durante y después de la lucha se puede ver a los contrincantes sonreirse mutuamente, como si fuera un juego de amigos y no una lucha. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Antes de la guerra

No importa cuánto uno intente prepararse para afrontar imprevistos, nunca es posible prevenirlo todo. Ya habían pasado casi 10.000 km desde que había salido de Ciudad del Cabo y cargaba desde allí con 10 kg extra en repuestos. Por mucho que me pesara, era inevitable porque sabía que hasta Europa no podría encontrar nada de calidad en caso de roturas, por lo que cualquier problema podría fácilmente devenir en pesadilla.  De todos modos, como es habitual, la Ley de Murphy prueba ser infalible y siempre se rompe algo al margen de todo lo que uno puede reemplazar. En este caso, luego de días pedaleando a puro golpes antes de Makokou, noté que mitad del porta-alforjas delantero quedó suelto en el aire. Me había pasado muchas veces que por esfuerzo de corte, debido a impacto y peso, los tornillos se cortaran, pero esta vez lo que se había cortado no era el tornillo sino la pieza de sujeción unida a la horquilla.

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…