Ir al contenido principal

Acostar al otro


Durante la segunda estadía en Khartoum y una vez pasados ya los 7 exhaustivos días de festejos ininterrumpidos de la boda, pudimos concretar una visita a un evento que había quedado pendiente en nuestra primera pasado por la ciudad. 

Todos los viernes, en un lejano suburbio del distrito de Bahri una multitud de hombres ávidos de acción se congrega en un estadio local para presenciar una de las formas más antiguas de lucha, las luchas nubias. Luego de haber pasado bastante tiempo conviviendo con los nubios y deleitarnos con su enorme afecto, resulta muy pero muy difícil asociarlos con la palabra lucha. De todos modos, si bien es claramente un deporte de fricción, no es un deporte necesariamente violento. El objetivo de la lucha es básicamente acostar en el piso al oponente pero sin golpes. Originalmente, los nubios luchaban desnudos, cubiertos en cenizas y con las manos impregnadas en un aceite de vaca que les permitía sujetar mejor al contrincante. Hace décadas el gobierno prohibió la desnudez y desde ese momento luchan en shorts y camiseta. 



Cuando llegamos a media tarde, el estadio ya estaba colmado. Una multitud de hombres vistiendo galabiyas y turbantes rodeaban el enorme ring de arena donde la lucha se lleva a cabo. Los gritos, los silbidos, el constante abucheo, acompañan cada choque de los luchadores. 


Una vez que el referee sopla su silbato los luchadores traban sus miradas entre sí, se agachan inclinando el torso hacia adelante y abriendo los brazos, listos para embestir o contener una embestida. Por varios segundos tantean al enemigo, giran en círculos cuidadosamente, recogen arena del piso y se la pasan entre las manos. El público se mantiene en silencio, la tensión aumenta a medida que pasan los segundos.


Hasta que uno de ellos embiste con un manotazo. Tomar la cabeza por la coronilla tratando de hundirla hasta el piso parece ser la técnica más común para poder tomarse del otro y someterlo. 







De la cabeza se pasa al cuerpo y la multitud estalla de excitación. La fuerte puja por el sometimiento del otro comienza. Brazos y piernas intentan acomodarse para poder trabar al cuerpo del otro con el fin de dominarlo para poder tirarlo al piso. 


Es un choque de titanes, donde el forcejeo, a veces violento, entre estos mastodontes deriva en las posiciones más extravagantes. 



Por momentos parece que uno queda atrapado entre los brazos y piernas del otro pero a veces es tan sólo una técnica para revertir el control y pasar a dominar. Se levantan en el aire, luchan para aprisionar o contener las embestidas y desenredarse del enemigo.



Hasta que finalmente caen, uno arrastrando al otro generalmente, pero hasta en el piso la situación puede revertirse repentinamente, en la medida que uno de los dos no esté completamente acostado. Cuanto más grandes más fuerte caen, son tan pesados que el suelo pierde rigidez y hace saltar la arena en todas las direcciones.




El ganador es levantado por sus entrenadores quienes lo llevan a dar la vuelta al ring mientras saluda al público.




Hayan ganado o perdido, los raspones se hacen visibles. 








Pero no siempre el resultado es aceptado alegremente y los luchadores en su enojo se abalanzan sobre los jueces sin tapujos. La policía interviene mientras el público abuchea poniéndole más tensión a la situación. 




Las luchas se suceden unas tras otras durante toda la tarde hasta caer el sol. Fue uno de los eventos más interesantes que he presenciado en Sudán y lamento no haber ido todos los viernes a verlas. En general tengo un fuerte rechazo por los deportes de contacto pero en este caso no se percibe una violencia explícita como en la brutalidad del box, todo lo contrario, en general antes, durante y después de la lucha se puede ver a los contrincantes sonreirse mutuamente, como si fuera un juego de amigos y no una lucha. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.