Ir al contenido principal

Vida rural y trabajo duro


La salida del Himalaya hacia las tierras bajas del Terai marcó el comienzo de la inmersión en la vida rural Nepalesa. Ya lejos de las hordas de turistas que inundan el alto Himalaya, Pokhara, Kathmandu y el Terai oriental, este pequeño país queda prácticamente para uno solo, atravesando aldeas simples de gente amigable, sencilla y no obsesionada con el dinero que supuestamente tienen todos los extranjeros.


Salida del Himalaya

La carretera Siddharta que conecta Pokhara con el polvoriento pueblo de Butwal, es un corredor sinuoso entre cañones estrechos, valles aterrazados y aldeas tradicionales. El tráfico que habíamos experimentado entre Kathmandu y Pokhara se vio reducido en al menos, un 90% y hubo varios estrechos de paz absoluta. Sin embargo, en este cordón inferior del Himalaya que goza de un clima excepcional, la vida rural abunda. Estamos en Febrero y es pleno invierno, pero las temperaturas durante el día alcanzan los 24 C. Los valles están fértiles y las laderas aterrazadas llenas de flores amarillas. Basta con salirse del camino y ver a las mujeres de las aldeas como puntitos moviéndose entre terraza y terraza recolectando plantas y flores. 


Es difícil de creer la destreza de estas mujeres, algunas de mayor edad, que suben y bajan por los terraplenes de barro que contienen las terrazas, con la habilidad y agilidad de un niño, vistiendo tan sólo chancletas de goma y cargando el peso de sus canastas con la frente de sol a sol. 


Otras descienden por empinadísimas laderas para talar las ramas de un árbol en especial que provee hojas que sirven para comida y como combustible. Tienen un larguísimo camino desde las laderas hasta sus aldeas. Comparando el peso de mi bicicleta con la carga de hojas de una de estas chicas estimo que no llevan menos de 40kg colgando de su frente. Todas mis pesadumbres por la dureza de los caminos quedaron en el ridículo al ver la fuerza y el estoicismo con el que estas jóvenes llevan su vida, cada día de sus vidas. 



Luego de dos días de pedaleao llegamos al punto más alto del camino en el pueblo de Tansen, a 1700 mts de altura. Tansen es un pueblo prolijo colgado de las montañas, con callejuelas estrechas, mercados y casas de múltiples colores. Tiene todo el encanto de un tranquilo pueblo del Himalaya, aunque ya está creciendo bastante en tamaño. 



La vida es relajada y es común ver a los hombres en cuclillas, en aquella típica posición en la que los hombres del subcontinente pueden pasar horas sin un determinado fin. En Tansen, hasta la ropa de la gente parece estar a tono con los colores de las construcciones, creando una virtual armonía entre la gente y su lugar. 


Tansen tiene esa maravillosa característica de muchos pueblos montañosos, la de amanecer por encima de las nubes. En un paseo matutino en camino al monte Srinagar en busca de vistas del gran Himalaya, pude contemplar hacia un lado Tansen por encima de las nubes. 


Y hacia el otro lado, la gran muralla de "ochomiles" entre la neblina.



El Terai occidental

La pequeña franja que conforma Nepal está divida al medio, hacia el norte el Himalaya y hacia el sur las tierras bajas que se conocen como el Terai. Una vez que salimos de las montañas emprendimos rumbo al oeste en camino a India. El Terai occidental es la región económicamente más pobre de todo Nepal pero posiblemente la más rica en términos de gente. La ínfima cantidad de extranjeros que se aventuran por este lado del país hace que la gente nos reciba con alegría y muchas veces con sorpresa. La vida es absolutamente rural, las casas sencillas, principalmente de muros de barro y techos de paja. Gente de todas las etnias habita el Terai. Al igual que en prácticamente toda la región, los padres están tan ocupados trabajando de sol a sol que el cuidado de los hijos queda en manos de los abuelos. A veces con lazos tan fuertes entre abuelos y nietos que conmueve. 


El camino de 400 km hacia la frontera India en Mahendranagar es casi todo plano y no presenta dificultades mayores. En camino hacia allí se atraviesa el parque nacional Bardia y no se requiere siquiera entrar al mismo para experimentar parte de su fauna, que se ve directamente en el camino. Las colonias de langures, los venados, los cocodrillos y más adentro elefantes y rinocerontes que no hemos visto, quizás por suerte!



En los kilómetros finales comienza a haber más población y la gente pasea con sus cabras por la ruta, yendo de aldea en aldea.


Pero el final del camino, en los últimos 20 km hacia la frontera, trajo lo más triste del país, el trabajo infantil. Honestamente, se lo ve a lo largo de todo el país, pero no en tanta densidad como en Mahendranagar. En las fábricas de ladrillos se encuentran los asentamientos de gente donde familias enteras trabajan en la producción. Niños y adultos trabajan en conjunto todo el día para producir ladrillos por centavos al día.

 Kiran, de 15 años fue a la escuela por poco tiempo antes de dedicarse a vivir enterrado en el barro hasta las rodillas todo el día trabajando y viviendo en la fábrica de ladrillos. 


Los más pequeños viven su infancia entre jugar y trabajar en diferentes sectores de la fábrica.


Sus padres, familiares, vecinos adultos trabajan de sol a sol enterrados bajo infinitas capas de hollín y mugre.


 Lejos de la fantasía idílica que viven los extranjeros en el Himalaya, la vida no es simple en Nepal, un país que a pesar de tener ingresos anuales siderales gracias al turismo, los ve diluirse en los bolsillos de un puñado pequeño de corruptos que no guardan el menor reparo por el prójimo. El resto de la gente vive en completo estado de supervivencia, con frecuente falta de agua corriente, electricidad, recolección de basura, y un destino librado a la merced de las condiciones sociales en este país que parece nunca tener un rumbo en pos del bien común. 

Comentarios

  1. ¿Son cocodrilos o gaviales, los de la foto?

    Qué dura la vida de los nepaleses. La mala distribución de la riqueza se debe a la corrupción y a las políticas de exclusión. Ojalá que en algún momento eso cambie y que los niños puedan ir a la escuela y gozar de sus derechos plenamente.

    ResponderEliminar
  2. Nico !contame como termino la historia odontologica en Japon!por lo que te leo ,estas bien y realmente disfruto cada vez mas tus viajes! gracias por hacerme viajar !

    ResponderEliminar
  3. saludos querido nico.-

    segun tus comentarios Nepal es un de los paises mas corrompidos de esta zona, siempre me he preguntado si esta buena gente,la dirigente, (que en teoria profesan el budismo)no han oido hablar del Karma, aqui en occidente el Dios verdadero es el dinero, pero alli? no deberia ser distinto?, curioso .-

    animos y buena pedaleada .-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…