Ir al contenido principal

Vacaciones en el idilio



  Hay motivos primigenios por los cuales somos quienes somos y cosas que hacen que hagamos lo que hacemos. En mi caso, el principal motivo por el cual soy el aventurero que soy y he podido soñar y posteriormente realizar la vida que llevo es por mis padres, ambos aventureros natos, que me han llevado de aventura en aventura posible desde el momento en que nací y me han criado para no tenerle miedo a nada, o mejor dicho, para no vivir el miedo con terror y poder avanzar con seguridad sobre los terrenos más desconocidos que pudiera enfrentar, al mismo tiempo alimentando una sed de descubrimiento y aprendizaje que nunca se sacia.

Las absurdas ironías de la vida, las odiosas jugarretas del destino y quién sabe cuantas más explicaciones sin fin, hicieron que hoy no estén juntos, así que como primera visita en nuestra larga rodada por el mundo, hemos recibido a mi padre, el más grande entre todos los padres (disculpen la falta de modestia pero es que realmente no la tengo para esto :)) con quién es un verdadero placer viajar, ya que con él no hay limitaciones.
Julia y yo dejamos nuestras bicis descansando en Manila en la casa de nuestro padrino Allen y nos lanzamos los tres a viajar por la remota isla de Palawan por dos semanas.
Hasta hace tan sólo unos 3-4 años, Palawan era uno de esos paraísos idílicos, aislados de todo y con turismo casi inexistente. Muchas partes de la isla aún conservan esas características idílicas pero lamentablemente ya ha sido descubierto por los dañinos colmillos del turismo y muchas partes de la misma están sufriendo una increíble transformación negativa.


 Palawan tiene aún eternas extensiones de playas vírgenes y aguas cristalinas sobre las cuales yacen pueblitos pesqueros muy sencillos donde el tiempo no pasa, pero sus lugares famosos están cambiando radicalmente. El Nido es uno de ellos. Situado en el extremo norte de la isla en el fabuloso archipielago de Bacuit, El Nido solía ser un pueblo de menos de 10 chozas de paja rodeadas de una selva impenetrable de cocoteras hasta hace tan sólo 5 años. Hoy sigue siendo un pueblito pequeño con una infraestructura muy limitada que no alcanza para cubrir el nivel de la popularidad que ya tiene, pero se perfila a crecer y devenir en tragedias como Boracay.
En el Nido y sus alrededores de aguas transparentes e islotes de paredes de roca verticales brotando del océano como tortugas gigantes invadiendo a la tierra, hemos presenciado atardeceres de colores surrealistas y refrescantes brisas en el crepúsculo.


Cada día una pintura diferente dibujada en el cielo que haría sentir incapaz al más hábil de los pintores impresionistas. No hay límites para tanta belleza visual, desborda los sentidos.



Durante el día, las bangkas parecen flotar en el aire navegando por el archipiélago, porque el agua es tan transparente que disuelve los límites visuales entre lo que es lleno y lo que es vacío.


Moverse por el interior de Palawan es lento y trabajoso, la mayor cantidad de caminos son aún de tierra, el interior es rigurosamente selvático y montañoso y lleva horas en jeepneys incomodísimos a temperaturas ardientes, ir de punto a punto. Port Barton es un pueblito pesquero de ritmos lentos y andares suaves que se encuentra en una pequeña bahía paradisíaca donde la espesa selva que hay que atravesar para llegar allí respira. Una calle de tierra de 300 mts, unas pocas casitas, poquita gente y una paz prácticamente eterna. Durante el atardecer, el tiempo avanza en cámara lenta



Y al caer la noche todo parece quedar pausado para siempre


Ojalá hubiera manera de preservar estos pequeños paraísos del manoseo del turismo en masa y dejarlos para siempre como son, yo mismo sacrificaría visitarlos para dejarlos como lo que son y no tener impacto sobre ellos.

Hemos viajado como tres mosqueteros, rodando caminos incómodos y deslumbrándonos con los espectáculos que este mundo tiene para darnos y para mí, nada más especial que viajar por el mundo con mi viejo, algo que disfruto como cuando iba de niño sentado en el asiento del auto detrás suyo viendo por la ventanilla el mundo que él me enseñó a viajar y a admirar con devoción.




Comentarios

  1. qué trio de gente linda, en todo sentido!
    sos muy parecido a tu viejo y ahora se entiende de donde te viene la locura, me alegro por esa pausa que se han dado los tres y espero ansioso los 120 kms de torturaaa, jaja no es por mi morbo, es solo para caminar un km mas en mi proxima salida. abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué alegría tener a la familia, no?
    Tu papi es bastante guapo y de hecho no aparenta tener un hijo tan grande.
    Julia guapísima, ha cogido un precioso color, es argentina también?
    Estaba en el feedly y vi en pequeño la foto tuya con esa cara de felicidad en el medio del agua y me alegró tanto "verte" de nuevo que vine corriendo a tu blog.
    Preciosos días de relax, no?
    Pues yo ignorante total no había oido nunca hablar de este sitio. Quien como tu que disfrutas de todos estos lugares bellos y te nutres de tanta gente linda.
    Las cosas por acá un poco mejor dentro de los males :D, mirando con esperanza hacia el futuro.
    Me ha gustado mucho tu post hoy. Saludos a tu gente ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Antes de la guerra

No importa cuánto uno intente prepararse para afrontar imprevistos, nunca es posible prevenirlo todo. Ya habían pasado casi 10.000 km desde que había salido de Ciudad del Cabo y cargaba desde allí con 10 kg extra en repuestos. Por mucho que me pesara, era inevitable porque sabía que hasta Europa no podría encontrar nada de calidad en caso de roturas, por lo que cualquier problema podría fácilmente devenir en pesadilla.  De todos modos, como es habitual, la Ley de Murphy prueba ser infalible y siempre se rompe algo al margen de todo lo que uno puede reemplazar. En este caso, luego de días pedaleando a puro golpes antes de Makokou, noté que mitad del porta-alforjas delantero quedó suelto en el aire. Me había pasado muchas veces que por esfuerzo de corte, debido a impacto y peso, los tornillos se cortaran, pero esta vez lo que se había cortado no era el tornillo sino la pieza de sujeción unida a la horquilla.