Ir al contenido principal

Colombia 2005 -- Mail 5

buenas buenas

les digo que lo que me pasó hoy a la mañana jamás me había pasado antes, ni nunca me lo hubiera imaginado.

Estaba plácidamente durmiendo. El hotel en el que estoy está alucinante, estoy en un segundo piso, tengo un balcón con una hamaca y si miro para abajo tengo el mar y si miro para adelante tengo el mar y las montañas selváticas y ni les cuento cuando veo el sol ponerse como una bola gigante de fuego en el horizonte. Es bastante caro, sale seis dólares, pero vale cada dólar.
La cuestión es que hoy no amanecí solo......tenía a alguien caminando en mi cama a mi lado y no era Haím mi amigo israelí........eran las 530 y ya había amanecido y por el calor y la noche anterior venía durmiendo muy mal toda la noche.....cuestión es que entreabro los ojos así todo dormido y lagañoso y lo veo campante por mi cama y en ese preciso exacto instante pegué un salto con la sangre congelada, la piel erizada y con el corazón en la boca. Saben qué era???? una hormiga gigante como las de la selva??? nono, una cucaracha enorme??? nono, una tarántula negra y peluda?? nono, una rata con peste bubónica??? nono
era un escorpiooooooooon!!!!!!
No les puedo explicar la sensación de terror, era de los más venenosos y letales, los que miden unos 5 cm y son amarillitos casi transparentes......
Fue algo inexplicable, del sólo hecho de pensar que si no abría los ojos y me daba vuelta y lo aplastaba......no quiero imaginar porque aparte estoy en un pueblito que de dónde demonios iba a conseguir el antídoto......
En fin, haím salto por mi grito y lo tiramos al piso y lo reventé con una de mis caterpilar (botas) para luego ser comido por millones de hormiguitas.....

Imaginen que no volví a pegar un ojo.....a la mañana me fuí a santa marta que queda a media hora de acá a cambiar plata y cuando volví y había tenido una mañana muy estresante, le pedí prestada a mis amigotes de israel una de sus colchonetas inflables, me tiré al mar que es una pileta, me fuí remando unos 400 mts adentro y ahi me quedé, durmiendo toda la tarde en el medio del mar, al solcito y cada tanto me tiraba a refrescarme, pero lo mejor fue que me quedé a ver el atardecer y lo vi flotando acostado desde el medio del mar, indescriptible ver el cambio de colores del cielo desde el celeste bien frío hasta el violáceo más profundo pasando por todas las gamas de naranjas....

Hoy por suerte bajó la temperatura hicieron unos 39 nada mas, pero lo mejor es la alimentación, me la paso hace días tomando todo el bendito día licuados de fruta que hacen en la calle. Tomé de mango ( mi favorito), de frutilla, de banana, nispero, ananá, cereza etc etc.....Ahora mi favorito es una mezcla de mango, banana y frutilla con leche BIEN HELADO, viene en una jarrita de medio litro y mientras te estás derritiendo al sol te devuelve la fuerza con cada trago. Nada mal para 50 centavos de dólar.....:P

El lugar está super tranquilo hoy, no hay un alma, solo nosotros los revoltosos. Es un placer, andar en patas y en cuero todo el día.....viendo el mar y los botecitos pesqueros pasar entre los peñones que aterrizan en el agua.....

Así y todo mañana me vuelvo a bogotá en avión y de ahí calculo que me iré con Paula a recorrer Los Llanos y los pueblitos coloniales de la montaña como villa de leyva

Me voy despidiendo hasta pronto, rueguen que no me mate un escorpión!!! :S

salutes
n.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.