Ir al contenido principal

Angola de mi corazón


Si han llegado hasta aquí luego de leer todas las historias de Angola, o si comienzan por aquí, ya lo saben y no será ningún misterio: Angola ha alcanzado mi galardón personal máximo, el de haberse ganado mi corazón. Por lo tanto ocupa ya un lugar entre mis países favoritos del mundo y ciertamente a la cabeza de Africa. 

 Lo único negativo de Angola será probablemente pasar por la tortura de conseguir el visado, pero luego de los dos magníficos meses que pasé en el país, hoy miro hacia atrás y debo reconocer que una parte importante de la magia de Angola se debe a la virtual ausencia absoluta de turismo, y por consiguiente, la gran recompensa de obtener la visa, es tener el país prácticamente para uno solo. Así como sus estúpidas regulaciones de visado y los perros rabiosos que tienen de personal diplomático ponen todo su esmero para que no entres en el país, también desmotivan rápidamente a la peor calidad de turistas, aquellos que llegan para poluir una cultura en vez de respetarla. 

En ese aspecto Angola está protegida, y es por eso que su cultura se mantiene tan genuina, tan auténtica. Pasar de Namibia a Angola por el corazón tribal de ambos países es muy revelador en ese sentido. Desde los Himbas globalizados de Opuwo y alrededores, hasta los mismos Himbas, los Mundimba y otras tribus, a uno y a otro lado del río Cunene, la diferencia es ABISMAL! A un lado se venden para las fotos por dinero a los turistas que llegan ávidos de una experiencia de zoológico humano, al otro comparten sus vidas de tradiciones milenarias con no más que sonrisas desinteresadas,

 Por otra parte, las angoleñas y angoleños modernos, a pesar de compartir miserias semejantes a las del resto de Africa, no reflejan ni un dejo de sufrimiento. Colonización inhumana, 27 años consecutivos de una devastadora guerra civil, corrupción de libro Guinness, un tirano enquistado en el poder por más de 30 años, exasperante desigualdad social; nada de esto pareciera tener efecto sobre la gente, que refleja un espíritu alegre, sencillo y despreocupado de tantos abusos. ¿será que han sufrido tanto ya, que poco de dolor les queda por descrubir? No lo sé, pero si no hubiera estudiado nada de la historia de Angola, no me arrimaría ni de cerca a descifrar por lo que esta gente ha pasado basándome en el comportamiento diario de su gente hoy en día. Eso a mí me dice mucho del espíritu de una sociedad.

 El pueblo angoleño en su totalidad me hizo feliz. Desde el primero hasta el último día, Angola no me ha regalado más que cosas buenas, y para mí no hay nada más valioso que eso a la hora de ser un invitado en un país ajeno. Fuera de casa, mi familia es la gente local, ellos son quienes me cuidan, me quieren y me acompañan todos los días y como familia es como los siento. Ellos iluminaron mis días en su país inyectándome energía desde que puse mis ruedas allí, cuando al pasar con la bici el eco constante era "força amigo!". Las tribus del sur, los pobres, los ricos, los expatriados, todos conspiraron a que no quiera irme de allí. 

Angola es uno de los verdaderos tesoros de Africa. Me voy, pero llevando en el corazón la frase que más frecuentemente escuché decir, la cual al principio me resultaba curiosa pero con el tiempo entendí claramente que definía a la esencia de este maravilloso pueblo angoleño: "ESTAMOS JUNTOS!" (pronunciado en portugués como ellos lo dicen, porque suena más lindo)

Ah y por cierto, qué mulheres las angoleñas! pero ya lo dije antes, ¿no? :) 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…