Ir al contenido principal

Angola de mi corazón


Si han llegado hasta aquí luego de leer todas las historias de Angola, o si comienzan por aquí, ya lo saben y no será ningún misterio: Angola ha alcanzado mi galardón personal máximo, el de haberse ganado mi corazón. Por lo tanto ocupa ya un lugar entre mis países favoritos del mundo y ciertamente a la cabeza de Africa. 

 Lo único negativo de Angola será probablemente pasar por la tortura de conseguir el visado, pero luego de los dos magníficos meses que pasé en el país, hoy miro hacia atrás y debo reconocer que una parte importante de la magia de Angola se debe a la virtual ausencia absoluta de turismo, y por consiguiente, la gran recompensa de obtener la visa, es tener el país prácticamente para uno solo. Así como sus estúpidas regulaciones de visado y los perros rabiosos que tienen de personal diplomático ponen todo su esmero para que no entres en el país, también desmotivan rápidamente a la peor calidad de turistas, aquellos que llegan para poluir una cultura en vez de respetarla. 

En ese aspecto Angola está protegida, y es por eso que su cultura se mantiene tan genuina, tan auténtica. Pasar de Namibia a Angola por el corazón tribal de ambos países es muy revelador en ese sentido. Desde los Himbas globalizados de Opuwo y alrededores, hasta los mismos Himbas, los Mundimba y otras tribus, a uno y a otro lado del río Cunene, la diferencia es ABISMAL! A un lado se venden para las fotos por dinero a los turistas que llegan ávidos de una experiencia de zoológico humano, al otro comparten sus vidas de tradiciones milenarias con no más que sonrisas desinteresadas,

 Por otra parte, las angoleñas y angoleños modernos, a pesar de compartir miserias semejantes a las del resto de Africa, no reflejan ni un dejo de sufrimiento. Colonización inhumana, 27 años consecutivos de una devastadora guerra civil, corrupción de libro Guinness, un tirano enquistado en el poder por más de 30 años, exasperante desigualdad social; nada de esto pareciera tener efecto sobre la gente, que refleja un espíritu alegre, sencillo y despreocupado de tantos abusos. ¿será que han sufrido tanto ya, que poco de dolor les queda por descrubir? No lo sé, pero si no hubiera estudiado nada de la historia de Angola, no me arrimaría ni de cerca a descifrar por lo que esta gente ha pasado basándome en el comportamiento diario de su gente hoy en día. Eso a mí me dice mucho del espíritu de una sociedad.

 El pueblo angoleño en su totalidad me hizo feliz. Desde el primero hasta el último día, Angola no me ha regalado más que cosas buenas, y para mí no hay nada más valioso que eso a la hora de ser un invitado en un país ajeno. Fuera de casa, mi familia es la gente local, ellos son quienes me cuidan, me quieren y me acompañan todos los días y como familia es como los siento. Ellos iluminaron mis días en su país inyectándome energía desde que puse mis ruedas allí, cuando al pasar con la bici el eco constante era "força amigo!". Las tribus del sur, los pobres, los ricos, los expatriados, todos conspiraron a que no quiera irme de allí. 

Angola es uno de los verdaderos tesoros de Africa. Me voy, pero llevando en el corazón la frase que más frecuentemente escuché decir, la cual al principio me resultaba curiosa pero con el tiempo entendí claramente que definía a la esencia de este maravilloso pueblo angoleño: "ESTAMOS JUNTOS!" (pronunciado en portugués como ellos lo dicen, porque suena más lindo)

Ah y por cierto, qué mulheres las angoleñas! pero ya lo dije antes, ¿no? :) 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.