Ir al contenido principal

La caída

  Hace seis meses me subí a la bicicleta, inconsciente pero creyendo que estaba consciente, como siempre. Pedaleé a toda velocidad, sin pensar, sin verme a mí mismo. Empecé a encontrar obstáculos en el camino a lo largo de estos meses, pero la velocidad y el ego no me dejaban ver ni pensar. El ego me hacía creer no sólo que él era más importante que lo demás, sino que podía con todo. Pero eventualmente caí, y caí muy duro, me di un golpazo en el que perdí a lo grande, como nunca antes. Luego del shock, me vi con claridad junto a mi bicicleta en el piso, solos completamente. Apenas pudiendo levantarme, frente a mí, pude ver a mi ego riendo traicioneramente, él, que todo lo puede. El no perdió nada, yo sí, y mucho y quedé ahogado por el error.

 La moraleja de la historia es, a veces las personas que hacemos estas aventuras tan alucinantes para alguna gente, tenemos un ego enorme, dicho ego es muy preciado para muchas cosas, nos ayuda a sobrevivir, a salir adelante, a no tener miedo a la adversidad y realizar cosas que para algunos son simplemente inimaginables. Es admirable lo que nos ayuda a lograr. Sin embargo,  lo que muchos no ven es que ese ego sobredimensionado tiene una contrapartida traicionera que a muchos no nos deja ver y nos termina dejando solos. Aunque quizás no tengan un coraje para las aventuras como el mío, valoren lo valioso que tienen, poder cuidar a las personas que quieren y más los quieren.

 Disculpas por el interludio, pero luego de tantos mensajes de apoyo y admiración que recibo de todo el mundo hispano parlante a lo largo de estos años, quería compartir una parte del otro lado de quien escribe, tomen este mensaje como un sano y humilde consejo de un ciclista que se dio contra su propia pared, viajando a 300km/h, sin casco y se rompió todo por dentro.

Comentarios

  1. Nico, no creo que la gente crea que sos perfecto; simplemente que sólo dicen lo bueno, porque en el contexto que lo dicen, es lo más pertinente.

    Recordás el último comentario que te hice en 1x? Vos sos una rareza y tus viajes, desde afuera al menos, se ven muy emocionantes, por lo tanto te convertís fácilmente en inspiración para otras personas.

    Saludos y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. apreciado viajero, igualmente tienes una valentia y voluntad digna de admiracion, con todo lo hermoso que has visto y que has vivido (y has tenido la amabilidad de compartir con tus lectores) te podrias dar mil ostias contra una pared que creo que no se te saldria la sonrisa de la cara ¡¡¡

    Animos ¡

    ResponderEliminar
  3. Nico, que bajon leer esto, estaria bueno saber como te encontras, y como va la recuperacion
    Un abrazo
    Nacho de digireflex

    ResponderEliminar
  4. Es la primera vez que escribo y lo ago con mucho carino. Me considero dentro de tu club de fans. Y estoy de acuerdo con el comentario de abajo, ya que realmente no creo que vos seas perfecto. Creo con toda seguridad que aquellos que te leemos en realidad intentamos vivir a traves de tus viajes y tus historias aquello que quiza por nuestras circunstancias personales en este momento no podemos, y es inevitable en ese paseje no admirar los valores que tu representas como persona. Entiendo perfectamente que no es facil ser admirado y ser heroe de tanta gente. En ese andar es facil salir defraudado. Pero creo que ahora si has errado en tu comentario y has subestimado en tu postura a aquellos que te leemos. Estoy complentamente seguro que pronto te daras cuenta de ello sin importar que trago amargo estes pasando. Saludos desde Mexico.

    ResponderEliminar
  5. mmmm me cuesta entender en dónde te has sentido subestimado por lo que escribí, si es así, lo lamento de veras porque no era la intención ni mucho menos. Primero, en ningún momento me siento un héroe a pesar de que mucha gente me admire, lo cual me llena de valor y energía para seguir adelante, y segundo tengo un profundo respeto por los que eligen o hacen vidas diferentes porque al final del día la vida es la elección de cada uno. El propósito de lo que escribí era simplemente mostrar con humildad una parte más débil y sensible de mí. Así que si te sentiste subestimado, lo lamento porque lejos está de eso. Después de mi familia y amigos no hay nadie más en este mundo que me ayude y me de tanta energía como todos los que me leen y me escriben. No se imaginan la fuerza que me dan para seguir adelante. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Senti la necesidad de leer con mas detenimiento lo escrito. Mi anterior comentario lo hice en el contexto de que quiza vos pensara que sus lectores crean a sos perfecto. En este contexto es que considere que subestimaba a sus lectores lo cual me parece adecuado como ya lo he manifestado. No obstantante es claro que he errado mi comentario al estar fuera de contexto ya que vos jamas ha escrito tal cosa y solo ha sido una interpretacion mia. Me parece esta claro que as querido mostrar la otra cara de la moneda como tu ya me lo has aclarado. Quiza esto sea perdida de tiempo pero considere necesario para mi aclararlo. Te envio un saludo y te hago saber que cuentas conmigo el dia que desee visitar Mexico.

    ResponderEliminar
  7. hay mi nona!
    lo importante no es caer, cualquiera cae! lo importante es levantarse y no todos lo hacen! un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Antes de la guerra

No importa cuánto uno intente prepararse para afrontar imprevistos, nunca es posible prevenirlo todo. Ya habían pasado casi 10.000 km desde que había salido de Ciudad del Cabo y cargaba desde allí con 10 kg extra en repuestos. Por mucho que me pesara, era inevitable porque sabía que hasta Europa no podría encontrar nada de calidad en caso de roturas, por lo que cualquier problema podría fácilmente devenir en pesadilla.  De todos modos, como es habitual, la Ley de Murphy prueba ser infalible y siempre se rompe algo al margen de todo lo que uno puede reemplazar. En este caso, luego de días pedaleando a puro golpes antes de Makokou, noté que mitad del porta-alforjas delantero quedó suelto en el aire. Me había pasado muchas veces que por esfuerzo de corte, debido a impacto y peso, los tornillos se cortaran, pero esta vez lo que se había cortado no era el tornillo sino la pieza de sujeción unida a la horquilla.