Ir al contenido principal

Lección de empatía


 En los últimos tres años he viajado en bicicleta una y otra vez por diferentes regiones del altiplano tibetano y no importa cuán duras hayan sido las condiciones, hay algo en este enorme pedazo de tierra elevado a 5000 metros que no deja de cautivarme y que me atrae una y otra vez como si fuera un imán del cual no puedo desprenderme.

  La rigurosidad de su geografía, que en conjunto con la crudeza extrema de su clima, posan constantes pruebas físicas y sobre todo mentales, donde uno no tiene otra opción más que superarlas para salir adelante, son el tipo de adversidade que hacen salir a la luz las propias limitaciones, y estas mismas limitaciones provocan un necesario encuentro con uno mismo, en el cual toda la entereza psicológica es puesta a prueba y de ella dependerá el éxito de la travesía. Sumado a esto, la infinita belleza de sus paisajes, el misticismo de sus colores, sus luces y sus sombras, y el misterio creado por su vasto horizonte son las serie de fenómenos diarios que estimulan los sentidos y cargan el cuerpo de energía. Sin embargo, es el altruismo y la compasión de los tibetanos que abrazan el corazón de uno, y se vuelven una continua enseñanza de vida, cada día, en cada encuentro, en cada momento compartido con ellos lo que le dan el valor agregado a la magia de este lugar. Es en el altiplano tibetano, en donde viaje tras viaje, personalmente siento una intensidad emocional generada por esa mezcla de sensaciones físicas y estados, tanto emocionales como espirituales, que me conecta profundamente con el lugar.


  Y esto es en el marco de la mayor de las subjetividades, ya que al viajar (como al vivir), a veces es difícil explicar, sin recurrir a la fe individual de cada uno, por qué uno conecta más intrínsecamente con un grupo de gente que con otro. Si bien podría acercarme mucho a una respuesta racional, creo que hay factores internos que exceden a la razón. En mi experiencia, los tibetanos son las personas más compasivas que he encontrado en el mundo y que mayor capacidad tienen de abrir su corazón al otro de manera desinteresada, simplemente porque pueden reconocer en éste, a otro ser humano que en su esencia es igual a ellos. Esto penetra consciente e inconscientemente en uno a través de gestos, actitudes y empatía, y es en esta última palabra donde para mí está la clave que los diferencia de los demás, porque es en ese vínculo generado a través de la misma, lo que hace que uno sienta su profunda calidez humana.

  La empatía, sin embargo, debe tener dos puntas, la del que la genera y la transmite, y la del que está dispuesto a recibirla. Es por esto, que a veces también la percepción de alguien con respecto a la gente de los lugares que visita, varía drásticamente según quién sea uno y las condiciones de uno en determinado momento. Aún así, los tibetanos tienen muchas veces la enorme capacidad de doblegar los malos humores y las malas energías que uno trae consigo mismo para luego depurarlos y transformarlos en sentimientos afables, tal es el poder que tiene su forma de ser. Esta empatía no sólo invita a transformar las energías de uno, si no que se contagia, se siembra dentro, y se vuelve recíproca.


 Si bien la religión budista de tradición Vajrayana, que fomenta ante todo el altruismo y la compasión, y la intensa práctica que hacen los tibetanos de ella, seguramente tiene una influencia crucial en como sus caracteres fueron moldeados a lo largo de los siglos, no creo que sea el elemento decisivo que los diferencia de los demás. Una conjugación de factores espirituales y geográficos e históricos creo que son más bien lo que los hacen como son y es en el resultado de esa mezcla donde yo percibo su magia y donde me siento beneficiado por ellos.

A los ojos de alguien que viene de nuestra tan sobrevaluada sociedad de "avanzada", donde pareciera que un puñado de meros avances tecnológicos son sinónimo directo de progreso y única vía de evolución, los tibetanos resultan primitivos, hasta casi prehistóricos, porque sus costumbres y condiciones de vida son básicas, pero es en esa simpleza, en esa vida carente de objetos superfluos donde, no sólo prevalecen, sino que se siguen desarrollando otros valores, como el amor al prójimo, la hospitalidad y el altruismo. Cuando no hay objetos materiales a los cuales encadenarse en cuerpo y alma a una dependencia perpetua, las prioridades siguen siendo nuestro contacto y relación directa con nuestros congéneres, el encuentro humano y a la preservación de la calidad mismo.

 Su futuro, sin embargo, es incierto. El genocidio cultural continúa, las nuevas generaciones se forman en diferentes condiciones, y de a poco, van absorbiendo las costumbres e idiosincrasias de una cultura ajena, que les fue y les sigue siendo, implantada a la fuerza. Su entorno se ve transformado todos los días y no hay ni el más mínimo resplandor en el horizonte que indique que el control de su destino, les sea devuelto.

 Así y todo, siguen enfrentando la adversidad con estoicismo, y sobre todo, sin perder ese enorme espíritu compasivo que llevan dentro, sin perder la capacidad de sonreír, de ayudar, de poder ver en el otro las mismas cualidades intrínsecas que uno lleva dentro, y por ende deberse a preservar ese vínculo.


 Esa es la enseñanza del Tibet, de su gente y de sus paisajes, se meten dentro de uno y se quedan para transformar. Viajar estos duros caminos me vuelve más fuerte, pero ante todo más humano, me devuelve la perspectiva, me ayuda a llevar el foco de atención de vuelta a las cosas realmente importantes en la vida, a apreciar los valores fundamentales que nos conectan entre humanos, que lejos están de la ilusión de felicidad promovida por la sociedad del consumo hasta el hartazgo y de la dependencia material, a la que uno es arrastrado para sobrevivir todos los días; aquella que nos separa, nos enajena y nos enemista. Con los tibetanos aprendo que lo que se necesita para mantener un corazón vivo y alegre es esencialmente muy poco y está al alcance de todos sin excepción, sólo tenemos que quererlo y buscarlo, hacerlo el objetivo de nuestra vida. No se necesita mucho.

Comentarios

  1. Completamente cierto!!!me identifico mucho con todas y cada una de tus palabras!!gracias por compartirlas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.