Ir al contenido principal

Colombia 2005 -- Mail 3

holaaasss

los dejè en medellìn cierto?? bueno lo voy a hacer
cortito, el resto estuvo super bien pero a pesar de
toda la buena voluntad de la gente del hotel, que son
divinos, y que me echaron 3 litros de veneno, las
cucarachas no se fueron y siguieron en mi habitacion
toda la noche aunque se restringieron al piso, creo
que ese veneno debìa estar azucarado o algo así.

Estoy en Cartagena, el viaje duró 15hs de bus, y el
viaje no podía ser menos que espectacular, una vez que
salimos de las montañas entramos en la selva y el
clima se transformó en tropical.

Viajar por colombia te pone en sittuaciones dificiles
realmente. Si bien es un país por el que se puede
viajar lo más bien no es precisamente un lugar que
inspire seguridad en ningún momento, por lo tanto una
de las medidas de seguridad es viajar de día, lo cual
es más qeu alucinante debido a la geografía de este
país, pero los viajes llevan tanto tiempo que los
buses te dejan en las ciudades en plena noche y les
aseguro que nunca viví algo bueno hasta ahora
bajándome de noche en ninguna ciudad. Los lugares de
las estaciones son terribles y por lo gral rodeados de
barrios bajos y la cosa se pone complicada.

Lo cierto es que en estas condiciones llegué a esta
ciudad la cual pasaré a describir en breve si es que
es posible hacerlo con palabras.
Llegué a las 21 hs y junto con un vasco, el único
viajero que me crucé en todo colombia hasta el
momento, nos tomamos un taxi. él se bajaba en otro
lado y yo debía ir al lugar donde están todos los
alojamientos. Nuestro taxista era una especie de mike
tyson recién salido bajo libertad condicional, un mono
que no hablaba lo unico que hacía era hacer muecas y
el tipo inspiraba terror, cuando lo dejó al vasco
estaba 5 min del barrio donde yo tenía que ir y el
tipo se metió por unos lugares en los que decía, ok,
acá se acabó el viaje. El tema es que Getsemaní el
barrio donde estoy es así, es un barrio de calles
super estrechas, oscuro, sucio y con todo tipo de
personajes dando vueltas por ahí. Es el barrio de la
prostitución y los fumaderos de crack, pero bueno,
todos los alojamientos para ratas como yo están ahí,
la cuestión es que mike, me dejó en la puerta del
hotel y estaba lleno, me fui caminando a la vuelta al
que me habían mandado y estaba lleno con lo cual como
no quería seguir caminando a la noche todo cargado con
las mochilas me metí en el de al lado y me dijeron,
claro hombre, tenemos lugar, ufff que alivio, pero las
luces eran de colores y había chicas sexys y raras
haciendo gestos, jajajajaj me había metido en un
prostíbulo pero como ya había leído que en estos
lugares está bien alojarse y la gente era simpática,
me quedé ahí. No pude leer a la noche, las luces
negras no te dejan ver nada y los ruidos en las otras
habitaciones me quitaban la concentración fácilmente
jajajaj. A la mañana siguiente me fuí de vuelta al de
al lado y el conserje del prosti me dijo, "poke no te
quedas `migo argentino"....porque a la noche hay mucho
ruido le dije jajajaja.
Bueno, ahora estoy en el de al lado, es más lindo y
están los otros pocos viajeros que andan por colombia.

Esta ciudad no tiene palabras, no se los puedo
explicar es algo tan tan espectacular. Entrar a la
ciudad antigua cruzando la muralla perfectamente
conservada con los cañones en el corredor superior, es
entrar a una ciudad americana de 1550. Las calles
laberínticas, super estrechas con caserones coloniales
de unos tres pisos de altura que se conservaron
perfectamente por mas de cuatro siglos, con sus
fachadas rústicas de colores que van desde los ocres
hasta los más vivos como el turquesa o el naranja, los
balconcitos de madera y sus techitos de tejas que
parecen haber sido pegados a las fachadas y que
chorrean plantas con flores de todos los colores,las
barandas y rejas de balustradas de madera pintadas
haciendo contraste con el colores de los muros, los
portones de madera de 400 años con retoques de
herrería en formas de lagartijas o de leones, el cielo
es como una cinta celeste que uno la ve sólo mirando
hacia arriba y el sol, abrasante, la humedad tropical,
los casi 40 grados de calor se compensan tomando jugos
de frutas hechos en el momento y comiendo una ensalada
de frutas hecha en la calle por alguna de las señoras
bien negras caribeñas que andan con atuendos de
colores hermosos. Es transportarse en el tiempo,
inunda los sentidos de inspiración.....es simplemente
maravilloso....

y cuando uno cree que no puede haber algo más.....cae
el sol y los faroles antíquisimos de herrería y
vidrio, se encienden para iluminar ténuemente las
miles de casitas una pegada a la otra qeu comprimen
las callecitas entre medio....la atmósfera es
simplemente mágica y sólo faltaba el remate de todo
esto, la luna llena que se montaba por encima de esta
especie de mundo aparte.....

Cartagena debe ser visitada una vez en la vida, se los
aseguro, no les puedo explicar lo que es estar acá....
HOy ví el atardecer sobre el mar caribe sentado en una
de las murallas, junto a uno de los tantos cañones que
arremetían contra los piratas hace 400 años.....

las noches son frescas y me quedo en el patio de mi
hotel con Rober, el chico que se queda toda la noche
cuidando. Sentarse en el pórtico y ver el mundo
underground que nos rodea es algo inigualable, las
prostitutas qeu van y vienen con viejos patéticos, la
gente comprando drogas en autos caros, es un
espectáculo que en pocos lugares debe poder
contemplarse como acá tan "tranquilamente"-.

Bueno, mañana marcho para santa marta, ahí sí esperan
las cálidas aguas transparentes del mar caribe

hasta la próoooxima.....

nico

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.