Ir al contenido principal

India 2001 -- Mail 6


Varkala bañada por el océano indico Posted by Picasa

Galería de fotos de India: click aquí


Estoy en Varkala. Si Palolem quedaba en la esquina del
paraiso, Varkala queda a media cuadra. Estoy en el
extremo sur de india, es un paraiso, acantilados que
caen sobre la playa a veces y sobre las rocas otras,
con palmeras altisimas, muchisimo calor y un mar
destructivamente fuerte y poderoso. Estoy aca con 4
suecos desde hace 3 dias y son gente espectacular.Todo
esta alucinante, es un lugar soniado. La gente es aun
mejor aca. Ahora por el camino, el problema no es mas
el de los camellos o los pavos reales,ahora se cruzan
elefantes lo cual es un obstaculo un poquito mas
grande de esquivar para los destruidos buses todo
terreno.
El mar, como les dije mas arriba, es asesino, nunca en
mi vida surfie olas tan enormes y ya no lo puedo hacer
mas ya que me han dejado un hermoso recuerdo. Tengo
medio hombro con carne viva y agradezco todavia
tenerlo!!! No se como voy a cargar la mochila los
proximos dias..... Les digo que fue algo inolvidable,
la ola debia tener como unos 5 metros y nos tiro con
una fuerza aplastante contra la arena y despues nos
revoleo como unas 5 veces... muuuuuuyyyyyyy intenso.
PEro salimos todos vivos y estamos todos perfectos,
bueno, casi. jejej !! Tambien, el mar se llevo una de
mis posesiones mas queridas y preciadas, me arranco mi
collar de buddha que me habia comprado en tailandia
que adoraba... LA buena noticia es que ya baje como 6
kilos !! si, la ropa me baila, mi color es carbon, la
barba esta espesa, los pelos largos, lleno de sal y de
arena. Hoy decidi lavarme la ropa por segunda vez, ya
que lavar la ropa bajo las palmeras, mirando el mar
desde un acantilado, mientras vez a los delfines
nadar,tiene otro sabor.....
A la noche, como en palolem, todo se enciende en
velitas, la brisa alivia el calor, las palmeras se
inclinan con el viento, la luna esta en cuarto
creciente y alumbra todo el mar y la espuma de las
olas parece fluorescente vista desde lo alto del
acantilado, mientras estas cenando pez espada por 3
dolares el plato.......Es cierto, es cierto, estos
lugares me ponen bastante poetico,jjeje, pero es la
unica manera en que puedo al menos transimitir una
milesima de lo que te hace sentir India....descargas
de adrenalina puraaaaa!!!

bueno, les mando un beso, me voy a comer un anana!!!
Nico


Atardecer en Varkala Posted by Picasa

Comentarios

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Antes de la guerra

No importa cuánto uno intente prepararse para afrontar imprevistos, nunca es posible prevenirlo todo. Ya habían pasado casi 10.000 km desde que había salido de Ciudad del Cabo y cargaba desde allí con 10 kg extra en repuestos. Por mucho que me pesara, era inevitable porque sabía que hasta Europa no podría encontrar nada de calidad en caso de roturas, por lo que cualquier problema podría fácilmente devenir en pesadilla.  De todos modos, como es habitual, la Ley de Murphy prueba ser infalible y siempre se rompe algo al margen de todo lo que uno puede reemplazar. En este caso, luego de días pedaleando a puro golpes antes de Makokou, noté que mitad del porta-alforjas delantero quedó suelto en el aire. Me había pasado muchas veces que por esfuerzo de corte, debido a impacto y peso, los tornillos se cortaran, pero esta vez lo que se había cortado no era el tornillo sino la pieza de sujeción unida a la horquilla.