Ir al contenido principal

Sudán bien adentro en el corazón

  

Si llegaron hasta aquí, luego de haber leido todos los relatos de Sudán, no les resultará sorpresa leer cómo me siento con respecto a este país y específicamente hacia su gente. Muchos de los que están al día con las noticias lo encontrarán confuso, al fin y al cabo prácticamente lo único que se lee sobre Sudán es malo por decir poco. Los medios, especialmente los de Estados Unidos, no hesitan en meterlos dentro de una gran bolsa de terroristas musulmanes asesinos, alimentando una campaña de odio para poder concretar eventualmente los intereses de unos pocos. Otros difunden exclusivamente sus conflictos, como la reciente condena fallida a una mujer cristiana por abandonar el Islam, o en el pasado la crisis de Darfur. No, Sudán no es perfecto, tiene su cuota de problemas y un largo camino hacia corregirlos, como ocurre en todo el mundo.
Como en muchos otros países africanos, el país está controlado hace 25 años por un tirano y sus secuaces, quienes utilizan el poder militar y el mal uso de la religión para el exclusivo beneficio de su club de amigos. Gobiernan con mano de hierro y con la corrupción endémica corroen el funcionamiento del país entero, dañando a su gente y su imagen, en consecuencia alimentando en el camino el discurso maligno de otros. Unido a esto, la independencia de Sudán del Sur, dónde han quedado los grandes yacimientos de petróleo que tradicionalmente constituyeron la principal fuente de riqueza del país, lo ha hundido en una crisis económica que parece no tener fin, ni solución y probablemente no la tenga tampoco. Atrapados entre un gobierno maligno, la ausencia de recursos y un embargo mundial promovido como es habitual, por Estados Unidos, cientos de miles de sudaneses deben buscarse la vida fuera del país y esto es un hecho muy doloroso para sus familias. Es extremadamente inusual encontrar una familia que no tenga a uno o varios parientes viviendo fuera del país.

Al pasear por el distrito de lujosos edificios del poder gubernamental, militar y policial en Khartoum, nuestro querido Mohammed, un sudanés promedio, mira suspirando y nos dice: "todos esos edificios deberían ser universidades, hospitales, escuelas" (los cuales se caen a pedazos). Cada día tengo más la sensación de que cuanto más buena es la gente de un país, más brutal es su gobierno. ¿Será acaso la bondad desinteresada de una sociedad y/o cultura la que le es funcional a unos pocos obsesionados por el poder para poder llevar a cabo su perversidad personal? 
Cuando el Tíbet era aún un país independiente, los tibetanos recibían a los primeros invasores del Ejército Rojo de Mao con curiosidad, intriga pero ante todo con afecto. En Birmania, le llevó décadas a la gente comenzar a sublevarse contra la brutal junta militar. En Uzbekistán y Turkmenistán sus dictadores pueden abusar libremente no sólo por tener las armas sino también gracias a el espíritu pacífico de su gente. Los ejemplos son muchos y Sudán es uno más de ellos, países en donde la gente es predominantemente pacífica y naturalmente no violenta y sufren gobiernos crueles. 

Si hay algo que es cierto y que sólo las pocas personas que visitan el país saben, es que los sudaneses son efectivamente unos terroristas. Su arma es la hospitalidad y es un arma tan poderosa que tiene el poder de abrazar el alma de quién quiera que los visite y es infalible, porque no da lugar a resistencia alguna. Te desarman, te aceptan y te integran a su vida como parte de su propia gran familia, vengas de donde vengas. Ante todo eres persona, eres un invitado y eres una bendición. Es cierto que en todos los lugares del mundo existe gente buena, pero en Sudán abunda, hay algo en ellos que los hace sobresalir del resto y se siente a cada paso en su país, en sus sonrisas, su humildad, su simpleza. Vale la pena hacer la distinción de que no son sólo buenos con nosotros los visitantes, como es común en muchos lugares, son buenos entre ellos también, se nota, se respira en el aire, se ve en la calle en el día a día. La violencia prácticamente no existe. La gente responde pasivamente al sinfín de "conflictos" que surgen en la vida diaria, conflictos que en países como el mío terminarían como mínimo, en una catarsis de agravios e insultos personales seguidos de una golpiza. 

Los sudaneses construyen su propio parámetro del tiempo. El tiempo en Sudán no se mide en horas, minutos y segundos, se mide en la calidad de los encuentros que mantengas y su medida de duración es irrelevante. La puntualidad queda reducida a la frialdad de una cultura calculista; no importa la hora a la que te encuentres, lo importante es que el encuentro, cuando llegue, sea un momento auspicioso, valioso para el corazón de cada parte y contribuya a la felicidad de tu día ¿qué importan la hora y la duración?. Para quienes venimos de la cultura que cultiva la eficiencia técnica, la productividad (en última instancia económica) a toda costa y la optimización de los tiempos, Sudán es seriamente desconcertante! Si me dices que vuelves en 20 minutos ¿por qué vuelves en 5 horas? Si me pasas a buscar en una hora ¿por qué vienes en 3? Si estaba listo para mañana ¿por qué llevo dos semanas esperando?. Estamos tan automatizados en la maratónica tarea de correr por lo irrelevante, que nos olvidamos de que es más importante saborear un encuentro, hacerlo único y especial dure lo que dure, que estar preocupados por la hora a la que tiene que ocurrir el próximo evento de nuestra vida. Los sudaneses nos obligan a desencadenarnos del reloj y reconectarnos con nuestra primigenia cualidad natural de ser esencialmente, seres sociales y recordar que sin esas conexiones sociales, no podríamos siquiera sobrevivir. Romper las ataduras a la vida regida por el tiempo medido a reloj, es una de las lecciones más valiosas que me llevo de aquí. Mientras la cultura mercantilista de la acumulación de cosas se globaliza cada día más, aplastando en su camino a los valores que más contribuyen a una sociedad más sana, es en los países y regiones más aislados de este proceso donde sobreviven los valores que deberían realmente ser globalizados. 


Me llevo de regalo familias, amigos, conocidos que me han enriquecido como persona, me han enseñado a través de hechos, el inmenso valor de una sociedad donde la hospitalidad es generalizada, de dar al prójimo por el simple acto de dar sin esperar recibir algo a cambio, porque en última instancia, el mayor beneficio de hacer feliz al otro, es que nos hace felices a nosotros mismos. Sudán no será perfecto, pero lo menos que puedo hacer es transmitir de la manera más fidedigna posible, el costado del país que probablemente nunca verán en los siniestros medios de -mala- comunicación. Es la gran mayoría del país, no una ínfima porción como la que se muestra en TV, la que vive por servir al prójimo. Hoy, una parte mía se ha hecho sudanesa y es un sentimiento muy bonito. Sudán ha crecido dentro mío, Sudán es mi casa, Sudán son mis amigos. Sudán es el inconsistente país de arena con gente consistentemente amable, al que siempre volveré....Insha´Allah 


Comentarios

  1. Mostra algun articulo de EEUU que los metan en una bolsa de terroristas a los Sudaneses.
    Vos mismo decis que tiene un gobierno de tiranos, lo cual concuerdo, lo que yo lei hasta ahora sobre Sudan en articulos es exactamente lo que decis, nadie acusa al pobre ciudadano Sunanes, cuando los periodicos de EEUU escriben, atacan a su gobierno y a las atrocidades que cometieron y que cometen.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente espero y deseo que la bondad y buen hacer de estas personas sirva como faro y ejemplo para este periodo de tiempo donde el egoísmo y el Cinismo parecen más una virtud que un problema a solucionar

    Buena pedaleada

    ResponderEliminar
  3. Estimado lector anónimo,
    estando en Africa me es imposible hacer una búsqueda online para mostrar artículos y de todas formas, no estoy haciendo una investigación periodística tampoco y el fin de lo que escribo no es buscar elementos para atacar necesariamente a EEUU, aunque dejo siempre muy claro que no comparto en lo más mínimo las políticas de los gobiernos de ese país.
    Por otra parte, lo que seguramente habrás leido de Sudán hasta ahora, que según decís es igual a lo que yo digo, estoy seguro que no viene ni de la FOX, ni de CNN ni de ningún medio de EEUU, sino de blogs como el mío de gente qeu ha pasado tiempo allí. Es cierto sí, que probablemente no vayas a encontrar un informe de dichos medios diciendo que TODA la gente es mala en Sudán al igual que su gobierno, pero vamos hombre, que bien sabemos que no es necesario hacer eso para pintarle a la gente la realidad de un país y su gente. Pensar eso sería demasiado ingenuo también, en mi opinión.
    Da para largo, pero cierro con una cosa más. Para ver el efecto que tiene la mala publicidad y el daño que los medios de EEUU le hacen a un país y su gente, sería bueno que vieras los comentarios que recibió Sarah, de EEUU, con quien pedaleamos en Egipto, en su FB cuando sus amigos y seres queridos vieron que estaba por entrar en SUdán, eso para mí, lo dice todo. Seguramente no es sólo en el FB de Sarah, sino en el de muchos otros estadounidenses que viajaron por Sudán....
    Por último, si algún día encontrás un artículo o un programa de TV de turismo, o travel Channel de aquel país, donde invite a la gente a viajar a Sudán a experimentar la maravilla que es su hospitalidad, la belleza del Sahara, el Nilo, etc, por favor, no dudes en enviarme el link. :)

    PD Y la próxima, dejá el nombre al menos, que no queda bien postear anónimo. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…