Ir al contenido principal

Mongolia en el corazón



Haber viajado por Mongolia fue haber cumplido un sueño de hacía mucho tiempo. 55 días que se sintieron como haber salido del espacio y el tiempo en el que uno está acostumbrado a vivir. Es cierto que pueden haber notado bastante romanticismo en todo lo que escribí sobre este país, pero es que Mongolia es un lugar que con su belleza, lo saca a uno de su propia órbita y lo invita a romantizar. Sus paisajes de formas suaves y la vida "precaria" a paso lento pacifican la mente y evocan una sensación de magia dentro de uno. Es cierto también que son imágenes de su escueto verano. Al poco tiempo de salir del país, las temperaturas bajarán rápidamente a -20C y para final de diciembre se estabilizarán en -37 C a -40 C de temperatura (los mongoles inconscientemente omiten el "-" al hablar) con una sensación térmica muchísimo más baja.  Aún con su clima extremo, sospecho que hasta pasar un invierno aquí debe ser una experiencia especial y la cual intentaré cumplir en el futuro.

 Hay muchos países bonitos en el mundo, mejor dicho, todos los países son bonitos o tienen algo de bonito, pero hay países o lugares que aparte de ser bonitos son especiales. En mi percepción, puedo sentir en dichos lugares una cualidad extra que los separa del resto. Hasta hoy me cuesta describirlo y ciertamente no tengo una definición, pero es como una suerte de fenómenos que se conjugan en un mismo espacio y tiempo invocando una reacción física positiva dentro de uno, son aquellos fenómenos que evocan dicha magia interna. He sentido esta tan poderosa sensación en todos mis años de viajar por el altiplano tibetano y la he vuelto ha sentir felizmente aquí en Mongolia. No es casualidad creo, que tibetanos y mongoles viven ambos en regiones muy extremas del planeta y llevan modos de vida y tienen creencias espirituales muy similares. Los nómadas mongoles son gente extraordinaria en todos los aspectos, y eso creo que es decir poco. Su afecto nos ha llegado muy adentro y hemos vivido con ellos momentos verdaderamente especiales en algunos de los lugares más insólitos y remotos en los que he estado. Creo que no me iré nunca de Mongolia porque se quedó muy dentro mío, en el corazón y en el olor a oveja que no se va con nada. La serie de fotos en la cabecera de esta entrada es una muy breve reseña de algunas de las infinitas imágenes que se grabaron en mi retina.

Comentarios

  1. me alegra tantisimo esa sensacion que trasmites en las fotos y relatos a veces intento ponerme en tu lugar y estoy convencido que me maravillaria tambien, por cierto, luego de tantas pedaladas encontraras tu lugar en el mundo? o te transformaras como Heinz Stutcke que no puede dejar de viajar? jaja el viaje lo ha "poseido" .-

    buenas pedaleadas mi amigo ....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Final de este blog y bienvenida al nuevo!

El momento ha llegado. Me ha llevado más tiempo del que planeaba, pero hoy finalmente he lanzado mi nueva página web:  WWW.NICOLASMARINO.COM
  Este blog, y su mayormente pésimo servicio de Google, llega a su fin  para dar paso al blog en mi nueva web. Allí encontrarán todo lo que he escrito aquí hasta ahora y todo lo que seguirá. Pero no será sólo un blog. La página incluye mi galería fotográfica, historias del mundo, artículos de interés, guías de referencia y mucho más.

 Los espero a todos allí para continuar con más aventuras !
WWW.NICOLASMARINO.COM

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…