Ir al contenido principal

Mongolia en el corazón



Haber viajado por Mongolia fue haber cumplido un sueño de hacía mucho tiempo. 55 días que se sintieron como haber salido del espacio y el tiempo en el que uno está acostumbrado a vivir. Es cierto que pueden haber notado bastante romanticismo en todo lo que escribí sobre este país, pero es que Mongolia es un lugar que con su belleza, lo saca a uno de su propia órbita y lo invita a romantizar. Sus paisajes de formas suaves y la vida "precaria" a paso lento pacifican la mente y evocan una sensación de magia dentro de uno. Es cierto también que son imágenes de su escueto verano. Al poco tiempo de salir del país, las temperaturas bajarán rápidamente a -20C y para final de diciembre se estabilizarán en -37 C a -40 C de temperatura (los mongoles inconscientemente omiten el "-" al hablar) con una sensación térmica muchísimo más baja.  Aún con su clima extremo, sospecho que hasta pasar un invierno aquí debe ser una experiencia especial y la cual intentaré cumplir en el futuro.

 Hay muchos países bonitos en el mundo, mejor dicho, todos los países son bonitos o tienen algo de bonito, pero hay países o lugares que aparte de ser bonitos son especiales. En mi percepción, puedo sentir en dichos lugares una cualidad extra que los separa del resto. Hasta hoy me cuesta describirlo y ciertamente no tengo una definición, pero es como una suerte de fenómenos que se conjugan en un mismo espacio y tiempo invocando una reacción física positiva dentro de uno, son aquellos fenómenos que evocan dicha magia interna. He sentido esta tan poderosa sensación en todos mis años de viajar por el altiplano tibetano y la he vuelto ha sentir felizmente aquí en Mongolia. No es casualidad creo, que tibetanos y mongoles viven ambos en regiones muy extremas del planeta y llevan modos de vida y tienen creencias espirituales muy similares. Los nómadas mongoles son gente extraordinaria en todos los aspectos, y eso creo que es decir poco. Su afecto nos ha llegado muy adentro y hemos vivido con ellos momentos verdaderamente especiales en algunos de los lugares más insólitos y remotos en los que he estado. Creo que no me iré nunca de Mongolia porque se quedó muy dentro mío, en el corazón y en el olor a oveja que no se va con nada. La serie de fotos en la cabecera de esta entrada es una muy breve reseña de algunas de las infinitas imágenes que se grabaron en mi retina.

Comentarios

  1. me alegra tantisimo esa sensacion que trasmites en las fotos y relatos a veces intento ponerme en tu lugar y estoy convencido que me maravillaria tambien, por cierto, luego de tantas pedaladas encontraras tu lugar en el mundo? o te transformaras como Heinz Stutcke que no puede dejar de viajar? jaja el viaje lo ha "poseido" .-

    buenas pedaleadas mi amigo ....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.