Ir al contenido principal

La renuncia y la partida

Empacando antes de la partida
Hace unos 3 años y 8 meses llegaba a Chengdu. A pesar de que era un momento de fuerte transición afectiva en mi vida, llegaba con muchísimo entusiasmo y sobre todo muy feliz de volver a China. Como era ya habitual en el tipo de vida que había emprendido cuando dejé mi país en 2006, no sabía cuánto me iba a quedar, pero extrañamente, a muy poco tiempo de haber llegado me vino una muy fuerte sensación, algo así como una premonición visceral y pensé: el día que me vaya de Chengdu, me voy a ir en bicicleta. Era sólo un sentmiento y nada tenía que ver con ya tener ganas de irme o pensar en irme, pero sólo sentía eso y lo veía muy claramente.

 El tiempo pasó y la verdad es que me enamoré rápidamente de Chengdu, más aún de toda la provincia de Sichuan, de su gente, de su comida, de sus costumbres, de su dialecto, de sus paisajes. Tuve un trabajo que me gustó y disfruté mucho y me ha permitido viajar por todo China. En mis tiempos libres he pedaleado miles de kilómetros a lo largo de China rural y he hecho varias travesías extremas por el altiplano tibetano, el cual se transformó en mi lugar en el mundo, y Xinjiang. Durante todo este tiempo y a lo largo de estos miles de kilómetros recorridos he también desarrollado un fuerte espíritu que me une a los lugares y culturas que visito cuando ruedo por los caminos del mundo. Desde un nivel físico y mental al andar en bicicleta siento que he alcanzado la madurez. Estoy lejos aún de una madurez final, pero sí hoy me siento mucho más preparado que hace hace 7 años cuando a duras penas y a los tumbos, empezaba a viajar en bicicleta.

 Hoy, después de estos 3 años y 8 meses, tal como la premonición me lo había dicho, estoy a tan sólo horas de partir una vez más en bicicleta, por tiempo indeterminado. Una vez más, he dejado la seguridad de un trabajo con ingreso bueno y estable, he dejado nuevamente un hogar fijo que me espera con todas las comodidades al final del día o de unas vacaciones. Una vez más, vuelvo a andar a la deriva. Y una vez más, muchos me vuelven a decir: "¿no tenés miedo de dejar tu trabajo?con la crisis que hay en el mundo!" "¿no te da miedo cómo volver a reinsertarte?" ¿"no te da miedo no saber qué vas a hacer con tu futuro?". Miedos, miedos, miedos. Sí, si lo pienso, todo me da miedo, pero, ¿hay que vivir preso de los miedos por tratar de sembrar un futuro sobre el cual en última instancia no tenemos mucho control ?
Un poema que falsamente se le atribuye a Pablo Neruda dice algo así en fragmentos:

 ....Muere lentamente quien no viaja....
....quien se transforma en esclavo del hábito 
 repitiendo todos los días los mismos trayectos....

....Muere lentamente quien evita una pasión y su remolino de  
emociones, ......

quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir  
detrás de un sueño 
 quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida, 
 huir de los consejos sensatos......

 Los miedos siempre existirán, pero siento que hay que vivir el presente que uno siente, porque al final del día, es lo único real que tenemos. El resto se hace al andar, y no importa cuantas ilusiones de seguridad nos traten de vender en el camino para asustarnos e incluso hasta para hacernos esclavos de un sistema que impone cuánto uno debe descansar por año y cuánto uno debe estudiar y trabajar, la última realidad es que sólo existe el hoy, el presente, y creo que es mejor vivir arriesgando por hacer lo que uno siente que tiene que hacer y lo que a uno lo hace feliz. Como una vez me dijo un sabio amigo "tenemos que vivir con absluta confianza creyendo en lo que verdaderamente sentimos internamente". Confío en que esto es lo único que nos asegurará llegar a buen puerto, sea el que sea.

Por eso dejo una vez más la ilusión de seguridad de las comodidades de una vida estable y los fantasmas del miedo y me entrego a seguir descubriendo el mundo en dos ruedas y con mi cámara al hombro. Llevo mi casa a cuestas y unas pocas pertenencias y el resto lo decidirá el camino.

Pero esta travesía que emprendo hoy, intenta ser más que un mero viaje, tiene un fin y una meta. El motor principal es continuar con un trabajo que documenta la vida en regiones remotas del mundo. Comencé dicho trabajo a partir de mis viajes a lo largo del Tibet y Xinjiang y continuará durante estos años.

Arrancaré desde aquí, desde Chengdu cruzando China rural a través de Guizhou 贵州 y Guangxi 广西 y la industrial Guangzhou 广东a lo largo de los primeros 2200km. Luego volaré a Filipinas desde donde seguiré a Indonesia. El resto se decidirá al andar, pero la lista sigue con Japón, Corea, Mongolia, Siberia para luego encontrar el camino hasta Africa y de allí dar una enorme vuelta de sur a norte y viceversa por este y oeste.

 Y para cerrar este primer post, cuento lo más importante, y es que en esta primera etapa china, voy en camino al encuentro de mi compañera de travesía, compañera de ruta, de vida y de locuras, Julia
Espero encontrarla en aproximadamente 2500km para seguir camino juntos.:) Como anuncié en mi último post, ahora somos viajeros solitarios, en plural.

Comentarios

  1. Thank you. Your photography and blog is a gift. You are very talented.

    ResponderEliminar
  2. Ese es uno de mis poemas favoritos... es de la brazuca Martha Medeiros. Sea como fuera, enhorabuena que se haya escrito! Es simplemente fantástico!
    Enhorabuena también tu travesía... me parece ayer cuando me contabas que estabas en la cuenta regresiva...
    Gracias por tu ejemplo constante, por tu humanismo, tu enorme corazón, por tu valentía, por lo que sos... una de las personas más valiosas para mí. Te deseo lo mejor Bart!!! Espero ansiosa lo que vendrá, -más vale que lo escribas todo- (y no es que te quiera cargar presión, pero es obvia la ansiedad)...Espero que en algún lugar la vida nos vuelva a cruzar! Mientras tanto seguiré siguiendo de cerca tus pasos vía interné. Te quiero mucho loco y gracias por todo siempre! Disfrutá Guangzhou... no la mates con lo de Industrial, vas a ver que es preciosa mi ciudad!

    Vi.-

    ResponderEliminar
  3. Te deseo lo mejor en esta nueva etapa de tu vida, al menos estarás con muy buena compañía.
    Me ha sorprendido mucho este post.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Estaremos muy atentos como siempre a tus maravillosas crónicas y reflexiones no olvides a tus lectores por favor!!y mucho ánimos para ti y tu camino viajero...

    ResponderEliminar
  5. Arian boy!!! Hermoso todo lo que escribis.
    Gracias x compartir tus aventuras, tu vida con nosotros, que a traves de tu blog seguimos llegando a todos esos lugares bellisimos y remotos.
    Gracias x enseñarnos y por ayudarnos a entender que no hay que renunciar a los sueños que tenemos aunque los miedos sean mas grandes.
    Me alegra enormente que hayas encontrado una compañera de aventuras y puedan disfrutar esta travesia juntos.
    Los sigo a traves del blog!
    Un besote enormeee
    Arian girl!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.