Ir al contenido principal

Al eXtremo en el techo del mundo. Introducción


   Finalmente llegó el momento de partir una vez más en camino al Tibet. 17 de septiembre de 2011. Pocos momentos ansié tanto durante este 2011, como el de esta partida. Una mezcla de saturación de trabajo, calor pegajoso, inquietud incesante mezclados con la necesidad de ir aún más allá dentro de esta región de la tierra por la cual siento profundo amor y devoción. 
 Y la premisa de este viaje para explorar el más allá del Tibet se resume en una palabra: REMOTO. Es cierto, ya he estado en muchas regiones remotas, y dentro del Tibet mismo ya he explorado varios rincones de estas características, pero esta vez me propuse redoblar la apuesta y consecuentemente las dificultades, para llegar más lejos, aún más lejos, más profundo en el altiplano.
 Para ello comencé a planear temprano y con tiempo la gran ruta que por 24 días me conduciría por rincones lejanos y aislados. Durante al menos 3 meses planeé meticulosamente, haciendo uso de mapas locales e imágenes satelitales del Google Earth y siguiendo los consejos de varios expertos, las rutas, los tramos, los trayectos que seguiría. Al mismo tiempo, usando la experiencia previa, terminé de adquirir las partes cruciales del equipo que necesitaría. El GPS, es una de estas partes y sin él, cargado con toda la información satelital que manualmente tracé en Google Earth, este viaje simplemente no hubiera sido posible.

  Durante esta etapa de planeamiento, mi gran amigo David, ya más pekinés que madrileño a esta altura de los tiempos, vió frustrados sus planes de pedalear por el norte de Pakistán y sabiendo de mis planes para el Tibet se ofreció a venir conmigo en las dos primeras etapas de esta travesía. Conociendo a David y su pasión por la bici, no dudé ni un segundo en darle la bienvenida a bordo de esta vertiginosa locura que atravesaríamos y que nos podría a prueba de maneras que ni él ni yo hubiéramos podido imaginar antes.
  

  La ruta trazada quedó definida en tres mayores etapas de acuerdo a las características individuales encontradas en cada una, a lo largo de las provincias de Kham y Amdo. La primera etapa yendo de Kandze a Jyekundo a través de Derge y subiendo por las regiones menos exploradas del gran río Dri Chu (Yangze) siguiendo pueblos y comunidades monásticas alejadas y aisladas de todo. La segunda, de Jyekundo a Matö, la región más alta e inhóspita viviendo entre los 4200 y 5000 metros de altura rodeados vida salvaje y nómadas. Y la tercera, de Matö a Ngawa de altas cumbres nevadas, caminos devastadores, grasslands junto a picos sagrados, cañones verdes y ríos cristalinos y más vida nómada.


 Una aventura en que la mayor parte de la ruta de más de 1800km. era un gran y eterno signo de pregunta, debido a la enorme falta de información, ya que a estas regiones sólo llegan los locales y muy pero muy pocos viajeros independientes, en su propio transporte han atravesado solo partes de ella. No hay medio de transporte público alguno que alcance estas regiones y la información cartográfica es mínima por decir algo. Solo restaba subirse a la bici y esperar lo inesperado y hacer camino al andar. Nada mejor ni más puro.

Comentarios

  1. Al ver los mapas veo también que necesitarías días y quien sabe si meses para detallar esta aventura. Imaginar estos detalles simplemente me quito la respiración.
    Espero ver muy pronto que sigue.
    Muchisima luz en tu camino.
    M.

    ResponderEliminar
  2. Somos dos compatriotas que te encontramos en la web, mientras planeábamos nuestro propio intinerario alrededor del mundo.
    La experiencia de leerte es muy inspiradora e informativa...
    Seguiremos en contacto. Saludos y a seguir viajando!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

Antes de la guerra

No importa cuánto uno intente prepararse para afrontar imprevistos, nunca es posible prevenirlo todo. Ya habían pasado casi 10.000 km desde que había salido de Ciudad del Cabo y cargaba desde allí con 10 kg extra en repuestos. Por mucho que me pesara, era inevitable porque sabía que hasta Europa no podría encontrar nada de calidad en caso de roturas, por lo que cualquier problema podría fácilmente devenir en pesadilla.  De todos modos, como es habitual, la Ley de Murphy prueba ser infalible y siempre se rompe algo al margen de todo lo que uno puede reemplazar. En este caso, luego de días pedaleando a puro golpes antes de Makokou, noté que mitad del porta-alforjas delantero quedó suelto en el aire. Me había pasado muchas veces que por esfuerzo de corte, debido a impacto y peso, los tornillos se cortaran, pero esta vez lo que se había cortado no era el tornillo sino la pieza de sujeción unida a la horquilla.