Ir al contenido principal

Pre-calentamiento

 Finalmente, luego de un nuevo verano agobiante, llegó septiembre dando comienzo a la época excepcional para explorar nuevas regiones del altiplano tibetano. Las fuertes lluvias del corto verano ya disminuyen y el frío brutal todavía no azota la región, al menos durante las primeras semanas.
  La primera parte del mes la usé para hacer un viaje corto de 5 días, para tanto conocer partes nuevas del altiplano como para servir de pre-calentamiento para lo que sería la gran travesía en bicicleta que le seguiría. Con dicha intención, partí junto a 莎莎,mi fiel compañera de travesías, hacia una serie de pueblos hacia el norte de Dartsendo, en el este de la provincia de Kham, para hacer largas caminatas en la altura.


Lhagang es un pueblo tibetano pequeño y polvoriento, de casas tradicionales de piedra y madera aglutinadas a uno y otro lado de la ruta que sirve a la vez de calle principal del pueblo, y donde el polvo hace remolinos en el aire cada vez que pasan los camiones y furgonetas que transitan la región. Para ser un pueblo de pequeñas proporciones y muy poca población,
es notable que sea tan particularmente bullicioso. En los últimos años, Lhagang, más conocida como 塔公 en chino, se convirtió en un punto de visita bastante concurrido luego del advenimiento del asfalto, sobre todo por turistas principalmente de la provincia de Sichuan que vienen desde Chengdu en sus lujosas 4x4.

Lhagang Gompa, esta foto en particular fue cedida por Jan Reurink
  Pero la riqueza de Lhagang no está en el pueblo sino en la región donde está situado y su trascendencia en el universo tibetano se relaciona con el monasterio Lhagang Gompa construido en el año 652. Fue el primer monasterio en la provincia de Kham y es uno de los lugares más sagrados de la región. Lhagang está en lo que en inglés se traduce del tibetano como "grasslands", lo que en español sería praderas, con la salvedad de que aquí dichas praderas se encuentran entre 3700 y 4100 metros de altura, formando valles gigantescos entre picos y colinas. Es un paisaje característico de varias regiones del altiplano tibetano pero particularmente de las provincias de Kham y Amdo.
La posición de Lhagang Gompa es también espiritualmente estratégica, ya que está flanqueado por cinco picos sagrados para los tibetanos: Chenresig, Jambayang, Chana Dorje, Drolma, y al norte, enmarcando el paisaje perfecto, a 5820mts de altura, Zhara Lhatse, un magnífico pico rocoso de grietas verticales y esta es otra de las grandes atracciones de Lhagang.

Hacia allí emprendimos con 莎莎 una caminata de varias horas, subiendo y bajando entre 3700 y 4000 metros. Si bien el pico se observa perfecto desde el pueblo, nada mejor que tenerlo cerca, acercarse a la cultura que vive en sus alrededores y sobre todo contemplar los magníficos cambios de colores de las "grasslands" a lo largo del día. Llegamos a un punto de observación magnífico a las 15hs, el cielo aún se mantenía radiante, el clima cálido y el más grande espectro de verdes de esta inmensa pradera en los cielos, brillaba en todo su esplendor. Zhara Lhatse brillando inmaculado, casi blanco de la fuerza del sol.


 Pero haciendo justicia a su característica inestabilidad, el clima comenzó a desmejorar, negros nubarrones de tormenta comenzaron a aparecer detrás de los picos y fue momento de escapar a buscar refugio en una casa solitaria, 1km hacia el sur. Allí, un abuelo acompañado de su nieto nos recibió cálidamente, cuando ni bien al cruzar el umbral un temporal del lluvia se desató con furia. Allí pasamos un largo rato, bebiendo té y conversando. La durísima e injusta situación política de los tibetanos lleva muchos occidentales a creer erróneamente que los tibetanos deben odiar a los chinos Han, pero si bien en algunos casos se manifiesta cierta aprensión, un tibetano jamás le niega afecto y hospitalidad a una persona, y es así cómo este generoso abuelo recibió a 莎莎, con la misma genuina calidez con la que me recibió a mí. Lo mismo ocurre en el sentido inverso, 莎莎 como tantos otros amigos míos chinos Han adora a los tibetanos y los tratan con absoluto respeto.


Así como el clima hace a la tormenta, también la deshace en cuestión de minutos. Y cuando ya casi había perdido las esperanzas de volver a ver a Zhara Lhatse al final día, los vientos cambiaron, soplaron el horizonte despejando al sol y mantuvieron las nubes alrededor para acentuar aún más la geometría dramática de dicho pico. Un escenario deslumbrante quedó ante nuestros ojos. Primero bañado en dorados.


Y luego el dorado combinado con los fríos azules de la caída de la noche.


  Luego de semejante espectáculo visual, la luna comenzó a asomar alumbrando suavemente el camino de vuelta por las montañas. 

  Al amanecer siguiente me desperté con el vibrar de las oraciones de un grupo de lamas en los alrededores de nuestra habitación. Inmediatamente salí, y entre los callejones estrechos busqué el lugar de donde provenían. Recluidos en una tradicional casa de piedra de aberturas pequeñas, los lamas recitaban una y otra vez los sutras, con esa característica voz gruesa que hace vibrar el pecho al escucharla y penetra poderosamente en el espíritu. En la puerta encontré a una joven tibetana que me invitó a pasar. Entramos, como es habitual, por el establo y por una escalera talada en un tronco subimos al cuarto principal, donde sus abuelos y tíos preparaban el la comida para los lamas, cuyas voces provenientes del cuarto contiguo llenaba de energía el espacio. Junto a la familia tomé el desayuno conversando, gracias a que la joven hablaba bien chino. Exquisito yogur de yak, casero, preparado y servido por la tía.


Mientras tanto en la cocina la abuela seleccionaba las verduras perfectas para las comidas del día.
Los lamas continuaron con sus plegarias por un rato largo más y no pude quedarme hasta el final. Ya era hora de partir hacia la próxima parada.

  A poco más de 100km al noreste de Lhaghang, por un camino espectacular que comienza atravesando los grasslands y luego asciende a un paso de 4300mts desde donde se puede apreciar la cara oeste de Zhara Lhatse, se encuentra la pequeña ciudad de 丹巴, encerrada entre inmensos inmensas montañas verdes. La ciudad en sí misma, al haber sido casi totalmente construida por los chinos, no es una atracción en sí misma sino un lugar al cual escapar, porque lo magnífico de 丹巴 es la región que la rodea y la gente la habita. Los tibetanos de esta región constituyen una etnia en sí misma y esto se manifiesta tanto en su forma de vestir, como en la manera de atar el cabello que tienen sus mujeres, como también por la arquitectura característica de sus casas, diferente a la arquitectura del resto del Tibet.

 Los pueblos están esparcidos en las altas cumbres aterrazadas de las montañas, las cuales descienden verticalmente hacia los ríos, formando cañones que con sus surcos profundos trazan la imponente geografía de la región. No es únicamente la arquitectura única del lugar la que le da su acento característico, sino también la presencia de decenas de torres de piedra marrón repartidas en diferentes puntos dentro de cada pueblo, las cuales en el pasado tuvieron una función exclusivamente defensiva.


Uno puede pasar horas caminando arriba y abajo dentro de estos pueblos, como también pasando de un pueblo a otro; donde lo que rige el ambiente es una paz absoluta y la actitud que parece regir la vida es la de una casi permanente sonrisa en los rostros de su gente. La vida es rural y como tal, es dura, sin embargo, gracias a la prolijidad de su gente y al tan delicado cuidado de su ambiente como de sus casas, es imposible percibir pobreza rural alguna, como es tan visible en las regiones rurales de la china Han. Las casas son inmensas, casi todas de entre 3 y 4 pisos y es notable el sentido espacial y funcional arquitectónico con la que fueron construidas, digno de verdaderos arquitectos que entienden a la perfección la naturaleza de su entorno, con la salvedad de que esto no está construido por profesionales de la arquitectura sino por los mismo campesinos.

 Pasamos varias horas en la absoluta tranquilidad vagando por los improvisados corredores de piedra que conforman las calles del pueblo. Un ejercicio que no da respiro, y que sin embargo su gente, incluso la gente mayor, transita con absoluta fluidez, como si se tratara de un lugar plano y al nivel del mar. 

  Y por supuesto, la recompensa más grande de estos lugares que es pasar tiempo con su gente, que con enorme amabilidad y hospitalidad así como también curiosidad, nos abre la puerta de sus casas y nos recibe como invitados de honor, con cualquier gesto posible que esté a su alcance. servirnos té, frutas, pan, no importa qué, sino el maravilloso gesto de agasajar a los invitados, y como siempre con el gran beneficio de poder intercambiar las experiencias de vida tan diferentes que nos marcan.

 Y hay algo que siempre me llama la atención al visitar estos maravillosos oasis, y digo oasis porque en estos lugares la vida parece ser regida por valores que son rápidamente olvidados por el egocentrismo e individualismo que rige nuestras vidas en la gran ciudad. Aquí, es la hospitalidad, la colaboración, la vida en comunidad lo que parece regir el día a día. Aquí la gente no habla de capitalismo, ni de comunismo, ni de ningún sistema político, aquí, no se puede etiquetar con un nombre a la estructura que ordena la vida de esta gente. Aquí, la estructura no tiene nombre pero es inherentemente cooperativa, como si entendieran intrínsecamente que así, es la mejor manera de funcionar como comunidad. Así se ve a la gente tratarse con respeto entre sí, se ve que todos trabajan ayudándose el uno al otro, no sólo dentro de cada familia, desde los hijos hasta los padres llevando las tareas diarias juntos, sino entre familias y entre vecinos también. Es revelador y maravilloso ver esto con los propios ojos. De repente, muchos de los problemas que afectan al mundo quedan claramente expuestos a partir de ver a gente así.


Ahora sí, luego de esta breve y agradable pasada por aquí, quedé listo para la super dura travesía que emprendería días después 

Comentarios

  1. te seguimos desde hace Años, animossssssssssss y gracias por compartir

    ResponderEliminar
  2. Bravo nico!Aqui Javier , el bicicleting , desde la India tras soldar una parte del cuadro.
    Cada vez te queda menos para ese gran viaje!animo!
    un abrazo y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  3. me encantan tus viajes , te sigo por blog porque odio twitter , yo también voy a viajar pero a pie o en transporte público XDD

    ResponderEliminar
  4. Nico!! Soy Mantu. Me han encantado tus observaciones, k bueno k seas capaz de transmitir tan claramente las grandes lecciones k viajes como esos te proporcionan!! Me ha encantado cómo has apreciado esos valores de colaboración, ayuda desinteresada,... k tan ausentes estan en nuestra sociedad!!
    Hasta ahora no te había leido (k gran error!!). Enhorabuenaaaaaa!!
    un abrazooooo

    ResponderEliminar
  5. Y? cómo seguimos??? Capítulo siguiente Nicasio please!! =)

    ResponderEliminar
  6. Nico querido te mandamos un calido abrazo desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…