Ir al contenido principal

Grande eres entre todas


Ya entrada la primavera, y con ánimo de, una vez más volver al altiplano decidí dejar la bici a un lado por un rato y sumarme a un grupo de amigos chinos montañeros para retomar un poco dicha actividad después de bastante tiempo.

Nos adentramos en el altiplano por la ruta principal entre Chengdu y Lhasa y a diferencia de ir hasta Dartsendo lo cual es lo más habitual, decidimos desviar en Chakzamka por un camino destrozado hasta alcanzar el sendero de partida, que está bastante escondido, y sin alguien que conozca la región es difícil de encontrar.
La región circunda los intrincados alrededores de Minya Konka, un fabuloso pico de 7555mts, el más alto al este del Tibet y claro, como la mayoría de los grandes picos, sagrado para los tibetanos.


Los senderos rocosos conducen cuesta arriba por varios kilómetros a través de valles grandes por donde alguna vez fluyeron grandes ríos. La altura, por encima de los 3000mts no sería habitualmente un problema, a no ser por el hecho de haber subido de golpe. Eso hace que uno se canse más fácilmente y más rápido.

Lleva todo un día alcanzar el primer refugio a 3700mts, donde hay dos casas de piedra, alrededor de las cuales se puede acampar. En sus alrededores, de picos nevados, colores primaverales y cielos azules, los caballos pastan por doquier y la paz y la tranquilidad absoluta predominan.

Al frecuentar montañeros chinos habitualmente, los tibetanos de esta región hablan relativamente bien chino y con ellos es bastante fácil comunicarse. En su casa, ofrecen refugio a quienes no quieren acampar y su hogar a leña para quienes quieran hervir agua para sus fideos. Mientras, los niños juegan con los visitantes en la puerta de sus casas

Un aspecto revelador para mí en lo que tiene que ver con la relación entre tibetanos y chinos han es que en lugares así, entre gente común, lejos de los problemas políticos y las injusticias de la humanidad perpetradas por los mismos, uno puede ver que las tensiones casi no existen. He visto una perfecta y sana armonía entre ambas partes y he visto a chinos han, a los cuales se tiende a meter a todos en una misma bolsa a la hora de pensar en los problemas con el Tibet, tratar con absoluto respeto y afecto a los tibetanos. Es cierto que cuanto más lejos del oeste de China uno va esto cambia radicalmente ya que, cuanto más al este más se difama y calumnia a los tibetanos para tergiversar los hechos de la historia, pero el haber visto una relación tan pacífica y genuina entre ambos, entre gente común, fue al menos alentador.

Luego de haber acampado, me acerqué a un pastor que caminaba solo y contemplaba el paisaje junto a sus caballos, como si fuera tan único y maravilloso al igual que para quien viene de la ciudad tan necesitado de naturaleza. Y a pesar de su rostro desfigurado, su expresión emanaba paz y tranquilidad. Al ver que me acercaba, inmediatamente sonrió. Luego de conversar un rato con él y sin siquiera preguntarle sobre el motivo de su rostro me dice, señalando a un bosque en la montaña: -¿Ves allá? En verano, caminaba por allá solo y me encontré un oso. Se lanzó encima mío y me atacó. Recuerdo su garra, las uñas gruesas que me arañaron la cara-. Luego me contó cómo se salvó por sus amigos que llegaron y los espantaron, y algunos otros detalles que entendí a medias.
En ningún momento, dejó su mirada serena y afable al contarlo. Lo contaba, casi como si fuera leyendo un libro de aventuras. Este modo al hacerlo tuvo un fuerte impacto en mí.

Al día siguiente ascendimos a 4700mts, partiendo bien temprano a la mañana para admirar la brutal grandeza de Minya Konka. Impresionante.

Luego lo bordeamos en empinada cuesta abajo hasta un monasterio solitario, que hoy también es refugio y del cual se puede contemplar la “protección” del pico sagrado.

Son varios los kilómetros de vuelta por un valle de características únicas. Una especie de cementerio de árboles de miles de años de antiguedad semi-sumergido en agua cristalina color esmeralda, cuya poderosa y ténebre atmósfera fue acentuada significativamente a la mañana helada y cubierta de neblina. Un escenario único y atípico, distinto de todo lo que he visto antes. Ideal para terminar los 60km de montaña.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.