Ir al contenido principal

Sudeste de Asia 2001 -- Mail 4

holas,
hoy recorrimos todo el dia chiang mai, es hermosisima
esta ciudad, hay una concentracion enorme de
templos.TOdos espectaculares. son indescriptibles
definitivamente.
maniana a la maniana salimos para el trekking en la
selva en la frontera entre tailandia y myanmar. Son 3
dias enteros, nos dijeron que te cruzas con unas
tremendas viboras venenosas, unas tarantulas tamanio
mano y unos cienpies gigantes que te hacen bosta.
Vamos a visitar tribus perdidas de refugiados
tibetanos, birmanos y nepalis, gente que apenas sabe
lo que es un auto o un televisor, son cosas de
fantasia para ellos. Vamos en un grupo de 8 con un
guia que habla "ingles" y los dialectos de las tribus.

Cuando volvemos nos quedamos aca un dia mas porque nos
tienen que traer los pasaportes con las visas para
laos. El miercoles o el martes a la noche les escribo
de vuelta.
Tenemos todo planeado para pasar navidad en luang
praband en laos y llegar para anio nuevo nada mas ni
nada menos que a ANGKOR !!!!!
veremos si llegamos, tenemos que cruzar laos, lo cual
es jodido y sacar la visa de Cambodia.

bueno, que mas puedo decir, los thais son la gente mas
dulce y buena que conoci, ya los conocia y ahora que
estoy recorriendo thailandia lo reconfirmo. A pesar de
que esta lleno de viajeros. amo este pais, me siento
muy a gusto.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Atrapado en la noche

No fue el gran inconveniente de perder más de una hora valiosa de luz lo peor que me dejó el episodio desafortunado que acababa de atravesar, sino el horrible sabor amargo que me quedó adentro. Años de viajar por el mundo recibiendo una y otra vez afecto, protección y hospitalidad, especialmente en África, hacen que uno baje la guardia y sus defensas. Por eso, cuando ocasionalmente algo feo ocurre, la decepción se vuelve mucho más intensa.  

Ahora, en estas condiciones, ya efectivamente sobre el final del día, me encuentro fuera de la aldea y de vuelta en la boca de la selva. Con la luz tenue de la poca claridad restante, contemplo el camino que tengo por delante teñido ahora por losfríos azules del crepúsculo. No siento verdadera inquietud. Al fin y al cabo, los 132 km que había hecho para llegar hasta allí habían sido espléndidos y ahora me quedaban nada más que 32 km por pedalear. En ese momento, tan sólo podía suponer que el camino continuaría en la misma condición hasta la base de…

Paz al fin

Uno de los días más aterradores de mi vida, parte de algunos de los días más extremos que he experimentado viajando, ha quedado finalmente atrás. Ahora miro a mi alrededor, en mi primer día de descanso en muchísimo tiempo y la fascinación me excede. Estoy navegando el magnífico río Sangha atravesando el corazón de la selva ecuatorial de Africa central en una pequeñita lancha con motor fuera de borda. Avanzamos trazando un surco entre tres países, Congo, Camerún y República Centroafricana, dejando una raja en el agua que parece romper un espejo perfecto. Dejo que el viento, incrementado por la velocidad, acaricie mi cara y alivie el castigo del sol tropical mientras miro al cielo, respiro hondo la humedad con sabor a selva y no puedo creer lo lejos que he llegado. Estoy navegando por el medio de la selva.

¿Por qué no escribo?

Ya finalmente instalado en Perth, Western Australia, y con cierta estabilidad, es momento de cambios. Es hora de integrar absolutamente mi web con mi blog y sumarle mucho más contenido. Historias, artículos especiales, e imágenes de más de 20 años viajando por el mundo encontrarán comunión en un solo lugar, en Español y en Inglés.  Transferiré todo el material de aquí al nuevo blog y continuaré escribiendo lo nuevo ya desde la nueva plataforma. Es hora de sumergirlos en una experiencia visual y narrativa más atrapante e intensa.

                               NO ME ABANDONEN, LA ESPERA VALDRA LA PENA.